Terra Natura Murcia conmemora mañana, sábado 15 de enero, el 30 cumpleaños de la legendaria osa Fabila. Nacida en 1992, llegó a Murcia cinco años después, fecha en la que fue trasladada desde el municipio de Sobrón (Álava).

Para celebrar esta fecha tan especial, pues se trata del animal más longevo del parque, los cuidadores realizarán una charla educativa centrada en la especie de los osos, a las 12:30 horas. Durante la jornada, también ofrecerán a Fabila una gran tarta compuesta por frutas y verduras —los osos son una especie omnívora, principalmente vegetariana—.

Las familias que quieran asistir a la celebración del cumpleaños de esta legendaria osa pueden adquirir su ticket de acceso a través de la página https://murcia.terranatura.com/.

Un gran núcleo familiar que se encuentra en la tercera generación

En concreto, Fabila vive en Murcia desde 1997. En aquel momento, el Consistorio gestionó su traslado desde el municipio alavés. En 2007, año en el que Terra Natura abrió sus puertas, se convirtió en una de las principales inquilinas del parque. A lo largo de todos estos años, Fabila ha formado un gran núcleo familiar que se encuentra en la tercera generación.

La osa Fabila Terra Natura

Más de 2.000 m2 con cuevas, troncos, balsa, cascadas y un amplio arbolado

Actualmente, esta osa pesa 150 kg y comparte pradera con 7 osos más, en unas instalaciones de más de 2.000 metros cuadrados que disponen de un amplio arbolado, cuevas y troncos, además de una balsa y cascadas.

Los osos pardos, cuyo nombre científico es ‘Ursus arctos’, son una especie en peligro de extinción, razón por la que en Terra Natura Murcia se realizan charlas educativas sobre este animal para informar, entre otras cuestiones, sobre el estado de conservación de la especie en España. Durante las jornadas, también se cuentan curiosidades, características e historias del grupo de osos de Terra Natura Murcia.

Curiosidades de la especie

De todas las particularidades de este animal, destaca el cambio de comportamiento en función de la estación. Cuando bajan las temperaturas, los osos pardos se preparan para sobrevivir durante el largo invierno, buscan un lugar para descansar y consumen grandes cantidades de alimentos calóricos para aumentar su capa de grasa.

Además, durante esta época del año, duermen con un sueño entrecortado, sin variaciones en su temperatura corporal.