Siete mil metros cuadrados de terreno. Es lo que mide la parcela que el Ayuntamiento de Murcia ha recuperado para el municipio después de pleitear durante años con la empresa que estaba explotando el solar como aparcamiento en los alrededores del hospital Virgen de la Arrixaca, y que en este momento se utiliza como parking de manera gratuita.

Esa gran extensión de terreno anexa al centro hospitalario es la que la Administración local estudia ceder a Salud y al SMS (Servicio Murciano de Salud) para realizar la ampliación del servicio de oncología, que tiene previsto llevar a cabo la Comunidad Autónoma dentro del Plan Director de la Arrixaca con el que se pretende mejorar la atención de los pacientes y atender las demandas del crecimiento poblacional en un espacio temporal hasta el 2050.

Dentro de ese gran proyecto para la ampliación del centro hospitalario, se prevé la construcción de dos edificios, uno de ellos para la modernización del servicio oncológico, con nuevos espacios y dependencias más cómodas para los usuarios y trabajadores. Se trata de un hospital de día oncohematológico, que construirá y gestionará el SMS.

En un primer momento, la idea de la consejería de Salud, que es el órgano que diseña el Plan de Director, es aprovechar parte del hospital existente para esas reformas, un plan que puede verse complementado con la parcela municipal y que permitiría dar aire a una infraestructura sanitaria que ya está colmatada, Además, evitaría las molestias a los pacientes que se desplacen a la Arrixaca, que se verían expuestos a una zona en obras durante años.

Fuentes municipales indicaron a esta Redacción que el alcalde de Murcia, José Antonio Serrano, ya ha lanzado la idea al consejero de Salud, Juan José Pedreño, con quien ha mantenido un primer contacto de manera informal para sugerirle la idea de entregar a la Comunidad esa parcela de cara a la construcción de ese hospital de día oncohematológico. En caso de que haya acuerdo entre las partes, las mismas fuentes señalaron que el servicio de Patrimonio del Ayuntamiento y el de Urbanismo deben iniciar los trámites burocráticos encaminados a cambiar el uso del suelo y reservarlo en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) vigente como equipamiento sanitario. Después debe ser llevado al pleno municipal para su aprobación definitiva por parte de la corporación municipal.