La ciudad de Murcia sigue perdiendo población en favor de las pedanías, principalmente las que se sitúan en las zonas norte y sur.

Así lo muestra la versión provisional del Padrón Municipal de Habitantes 2021 (los datos definitivos se conocerán en 2022), en el que ya se deja ver que la población del municipio de Murcia ha crecido por octavo año consecutivo hasta llegar a las 460.851 personas, un incremento de 1.448 habitantes (0,32 por ciento más). Este aumento se sitúa algo por debajo del registrado a nivel regional (0,44 por ciento más), aunque por encima de la caída experimentada a nivel nacional (0,22 por ciento menos de población).

Las cifras de este año 2021 muestran que continúa ampliándose la brecha entre ciudad y pedanías a favor de las últimas.

A principios de este año las pedanías de Murcia habían visto aumentar su población en 2.351 personas con respecto al año anterior, mientras que los barrios del centro han perdido más de 900 habitantes en este tiempo.

Por ello, en la actualidad, un 63,15 por ciento de la población municipal reside en las pedanías, mientras que en 2005 esta cifra era de un 56,16 por ciento.

En los barrios de la ciudad solo siete de los veintiocho que la componen han experimentado un crecimiento demográfico respecto a 2020, especialmente los más periféricos, tal y como recoge el informe del Observatorio de Empleo y Economía de Murcia de La Asomada. Los que más han crecido en número de población han sido La Purísima-Barriomar (106 habitantes más que hace un año), San Lorenzo (+59) y El Ranero (+59). Mientras que los que más han perdido son El Infante (-223), San Antolín (-119) y el barrio de La Fama (-109).

A la vez que la población cae en los barrios más céntricos de la ciudad, esta sube en las pedanías, especialmente en las situadas en la zona norte y en las de la costera sur. Las pedanías que más han crecido en el último año son Santiago y Zaraiche (+266), Churra (+198), Sangonera La Verde (+198), El Esparragal (+155) y Los Garres (+104).

Las pertenecientes al Campo de Murcia han visto frenada la despoblación de los últimos años, permaneciendo estables. Y únicamente doce de las cincuenta y cinco pedanías existentes han perdido habitantes. Entre ellas se encuentran El Palmar (-88), Lobosillo (-36) y Llano de Brujas (-24).

Menos bebés

Respecto a la estructura demográfica, en el último año se ha producido un descenso en la población de menores de un año, grupo que se ha reducido en un 4,85 por ciento respecto al periodo anterior, frente a los mayores de 65 años, que crecen un 0,58 por ciento. Estos resultados confirman el ensanchamiento de la pirámide poblacional en sus cohortes de edad más avanzadas, al presentar tasas de crecimiento superiores al del conjunto de la población, según el informe.

El crecimiento de habitantes del municipio en este último año (1.448 más) se ha dado tanto en población española como extranjera. En estos últimos se nota un mayor incremento en los ciudadanos procedentes de Europa que en los de América.