Vecinos y comerciantes de los barrios murcianos de Santa Eulalia y San Juan están perdiendo la paciencia ante el aumento exponencial de actos delictivos en las últimas semanas. Esta deriva se recrudeció a partir de las primeras cuarentenas por la covid. Según el secretario de la Asociación de Comerciantes de Santa Eulalia, Antonio Reyes, el barrio sigue siendo seguro «sobre todo cuando están los comercios abiertos, el problema, los robos, surgen cuando se cierran, bien sea por las restricciones de la pandemia o porque se inician las vacaciones».

La propietaria del local de comidas para llevar Buen Provecho, Antonia Martínez, explica que ya «le han entrado en tres ocasiones. La primera durante el primer confinamiento, en marzo de 2020, la segunda un año después, y esta semana la última», precisa la gerente de Buen Provecho, que también apunta que en menos de un mes se ha producido cerca de 12 robos en el barrio.

Aunque le consta a Antonia que la Asociación de Comerciantes está manteniendo conversaciones con la Concejalía de Seguridad Ciudadana, «de momento, no se nota mucho que hayan hecho algo para aumentar la presencia policial». No entiende la gerente cómo, si ya tienen localizados a varios de los asaltantes, la Policía no ha procedido a su detención.

Por su parte, el director de la academia de inglés Cheeky Monkey, Matthew Coleman, otro damnificado reciente de la oleada de robos, explica a esta Redacción que el problema es más complejo, por estar el barrio cerca de uno de los puntos de distribución de droga en la capital más importantes: La Fama. «En las últimas semanas se ha incrementado el número de robos pero siempre ha sido un problema porque estamos cerca de una zona donde comprar droga es muy fácil, como si fuera un mercado, y los que son adictos buscan dinero, y si no lo tienen roban en los barrios más cercanos». Además, el jardín situado frente a la Academia, «siempre ha sido un sitio donde duermen, toman droga y beben alcohol».

Desde el Ayuntamiento de Murcia aseguran que están estudiando incrementar la vigilancia policial en la zona y que el contacto con los comerciantes es constante. El próximo viernes está prevista una nueva reunión con el colectivo. Por otra parte, el Ayuntamiento no supo responder si, tal y como denuncia la asociación, se ha incrementado el número de actos delictivos. «Las denuncias se ponen en Policía Nacional», se limitaron a responder.

El PP visita los comercios asaltados y reclama soluciones a Enrique Lorca

La portavoz del PP, Rebeca Pérez, y el concejal Eduardo Martínez-Oliva, visitaron ayer algunos de los comercios asaltados en los últimos días. «Hay preocupación porque se está produciendo prácticamente todos los días un robo; por eso nos vamos a dirigir al concejal de Seguridad Ciudadana, Enrique Lorca, para pedir el incremento policial en la zona», anunció Martínez-Oliva, que destaca que si hay que modificar el plan de seguridad para el verano para reforzar esa zona, se tiene que hacer. Recuerda este edil que este asunto no es sólo competencia local sino de la Policía Nacional.

Teme el PP que si el Gobierno de PSOE y Cs no toma cartas en el asunto, en agosto se seguirán sufriendo robos a diario.