Fue uno de los objetivos postergados de Ciudadanos cuando gobernaba en coalición con el PP y una de las promesas más recurrentes del equipo socialista: plantar cara y acabar con la redes clientelares que pudieran existir en la órbita municipal. El Ayuntamiento de Murcia anunció ayer que va a realizar una auditoría institucional con el fin de analizar de forma detallada los procedimientos y el sistema de contratación de personal en empresas adjudicatarias de servicios públicos municipales.

El objetivo de estas auditorías es, según fuentes del Ayuntamiento, «garantizar que el dinero público», incluido el destinado a la contratación de personal en las empresas que prestan servicios externalizados por el Ayuntamiento, «se utilice bajo los principios de publicidad, libre concurrencia, igualdad y equidad en el acceso y eficiencia de la prestación del servicio».

La concejal de Movilidad Sostenible y Limpieza Viaria, Carmen Fructuoso, explicó que quieren «eliminar cualquier duda que pueda existir sobre los procesos de contratación de personal y que pueda favorecer la constitución de redes clientelares menoscabando los principios de justicia y disminuyendo igualmente la eficiencia en la prestación de los servicios públicos externalizados».

La primera empresa en la que se realizará esta auditoría institucional será en Cespa Servicios Urbanos, concesionaria del servicio de limpieza viaria y recogida de residuos; se trata del contrato más importante del Ayuntamiento con una plantilla que alcanza los 950 trabajadores. «Queremos garantizar que los procedimientos de contratación sean públicos e incluyan requisitos claros para cubrir los puestos», sostuvo Fructuoso, que añadió que «todos los vecinos del municipio de Murcia, tienen el mismo derecho al acceso al empleo en empresas que prestan su servicio al 100% con dinero público y para ello es fundamental establecer procedimientos y sistemas de contratación que garanticen ese derecho y la igualdad en la concurrencia de todos los ciudadanos interesados».

Ya en junio de 2019 el PSOE dejó claras sus intenciones al comprometerse con «una auditoría profesional» que aclarase cualquier tipo de sospecha de red clientelar vinculada a la adjudicación de grandes contratos.

En una reciente entrevista concedida a esta Redacción, el alcalde de Murcia, José Antonio Serrano, aseguró que «la red clientelar del PP es importantísima, vamos a intentar meter el diente en todo lo que podamos, tenemos dos años pero por trabajo no va a ser». El edil de Gestión Económica, Enrique Lorca, también se ha manifestado en este sentido en varias ocasiones: «Hace muchos años que el objetivo del PP es mantenerse en el poder tejiendo redes clientelares».

Por su parte, el Grupo de Podemos aseguró ayer que apoya « totalmente» la decisión que «va en la línea de las políticas de transparencia y defensa de lo público que siempre hemos defendido; y estamos seguros de que no será la última de las medidas de este tipo».