La mujer juzgada en la Audiencia Provincial de Murcia desde el 14 de junio acusada de matar a otra a la que prendió fuego tras rociarla con gasolina ha sido declarada culpable de los delitos de asesinato, incendio y lesiones por el jurado popular ante el que se ha desarrollado la vista oral.

María Isabel T. O. ha sido declarada culpable por el jurado por matar a otra mujer tras rociarla con líquido inflamable y prenderle fuego en el barrio murciano de La Paz en septiembre de 2018. El pasado 14 de junio arrancó el juicio con jurado popular, tras haber permanecido desde 2018 en prisión provisional.

El veredicto emitido este miércoles considera probado que la procesada causó la muerte con alevosía y ensañamiento de otra mujer con la que había tenido antes varios enfrentamientos, con lo que asume los planteamientos de la acusación particular, ejercida por el letrado Pablo Ruiz Palacios.

Conocido el veredicto, este letrado, que ha defendido los intereses de la familia de la víctima, ha reiterado sus solicitudes de pena por cuatro delitos que suman 50 años de prisión, frente a los 22 que reclama la fiscalía, que solo ha acusado por el de asesinato.

Los jurados populares consideran demostrado que la procesada actuó siendo plenamente responsable de sus actos. al no estimar acreditado que, como ella aseguró en el juicio, cuando cometió el crimen en septiembre de 2018 estuviera bajo la influencia del consumo de alcohol y drogas.

En la última sesión de la vista oral, celebrada el pasado lunes, la defensa de la acusada reclamó una condena de siete años de prisión por un delito de homicidio, con aplicación de la eximente incompleta de trastorno mental.

Emitido el veredicto de culpabilidad, será ahora el presidente del jurado el que redacte la sentencia en la que se concreten los hechos declarados probados y se fijen las penas. 

La acusada reconoció que provocó el incendio

El día del asesinato, la acusada, que se había peleado antes con la mujer y portaba un cuchillo y una botella con gasolina, acudió al domicilio ubicado en el Polígono de la Paz de Murcia, donde la víctima se encontraba con su familia. Al llegar, subió al piso muy alterada y agresiva y llamó a la puerta gritando para que la víctima saliera pero un vecino, al verla en esas condiciones, la echó del edificio.

Sin embargo, uando la víctima abrió la puerta, la acusada la roció con gasolina de manera sorpresiva y sin posibilidad de que reaccionara. A continuación, le prendió fuego con un mechero y se marchó del lugar. La víctima, que tenía 36 años, empezó a arder y, aunque fue atendida rápidamente, y llegó viva al hospital, no pudo reponerse de las graves lesiones y finalmente falleció.

Antes de perder el sentido en su casa, Dolores, madre de cinco hijos menores de edad, tuvo tiempo de decir quién le había pegado fuego viva. María Isabel T. O. reconoció en el juicio haber prendido fuego a la mujer: “Lo reconozco que yo provoqué el incendio: por miedo, porque ya me había pegado varias veces”.

Su defensa solicitaba la libre absolución por una supuesta anomalía psíquica que, en su opinión, la convierte en inimputable.