Los tres grupos políticos que ejercen funciones de oposición en el Ayuntamiento de Murcia, PP, Vox y Podemos, han recogido con escepticismo la intención del primer teniente de alcalde, Mario Gómez, de trabajar junto al PSOE para que el acuerdo y la tramitación de los Presupuestos Municipales se realice de manera ágil.

El principal partido de la oposición, el Grupo Popular, sostiene que lo conveniente es aprobar el presupuesto «lo antes posible». De lo contrario, afirman, existiría una incidencia negativa en las inversiones, puesto que estas hay que aprobarlas todos los años; «no se prorrogan», recuerdan. Por otra parte, indican que existen también gastos que hay que incluir obligatoriamente en cada presupuesto por ser plurianuales. «Por ejemplo, la aportación que se tiene que hacer para las obras del soterramiento del AVE, que además este año y el siguiente son de una cuantía importante». Por otra parte, destacan que el retraso de las cuentas también impide la modificación de los contratos en vigor. «Cualquier subida que se produzca en contratos vigentes, al igual que las subidas del capítulo uno de Personal, no se contemplan en los presupuestos prorrogados», advierten fuentes populares.

Para José Palma, concejal de Vox, el retraso presupuestario del Ayuntamiento «es un problema recurrente año tras año, y de hecho, en los años 2019 y 2020, en los que el Grupo Municipal Vox formaba parte de la Corporación municipal, han sido presentados en el último mes del año, lo que además de vulnerar toda lógica y los plazos establecidos previamente supone trabajar todo el año sin unos presupuestos aprobados».

Todos los grupos de la oposición criticaron este retraso en los dos años anteriores y todos solicitaron que se subsanara de cara a los siguientes ejercicios, «pero observamos que el nuevo equipo de Gobierno formado por PSOE y Cs, después de casi un mes en funciones, sólo se ha preocupado de repartirse y renombrar las concejalías, nombrar más tenientes de alcalde, aumentar el gasto en vehículos para el nuevo alcalde y repartir cargos de confianza».

Para Vox, una vez que el PSOE ha alcanzado el poder en el Ayuntamiento la aprobación de los Presupuestos de este año ha dejado de ser algo «prioritario» para socialistas «dejando un año más las partidas destinadas a la Policía Local prorrogadas a pesar de la urgente necesidad que tienen en materia de personal y medios, por no hablar del resto de problemas que hasta hace un mes eran urgentes para el PSOE», sostiene el edil de Vox.

El Grupo de Podemos tampoco olvida los dos años con presupuestos aprobados a final de año. La formación morada sostiene que el nuevo equipo de Gobierno tiene la oportunidad de revertir esta práctica, aprobando el Presupuesto por lo menos en el primer semestre del ejercicio, «lo que ayudaría a la normalización de la política presupuestaria municipal, puesto que hasta ahora se ha venido apoyando en cuentas ficticias».

El principal desafío, según los concejales de Podemos, es que los Presupuestos den respuesta a la situación económica y social extraordinaria que se vive en el municipio como consecuencia de la pandemia de la covid, y para ello «se debe incrementar el gasto social para intentar que nadie se quede atrás en el municipio». En este sentido, indicaron que en un municipio que no ha sido capaz de liderar las políticas sociales, «descargando la responsabilidad de las mismas en las entidades del tercer sector», resulta imprescindible aprobar cuanto antes los presupuestos para que estos colectivos «puedan conocer con qué recursos cuentan» antes de afrontar sus gastos con fondos propios.