Un día extraño, una jornada de emociones encontradas, un quiero y no puedo ser el Bando de la Huerta por la covid.

La dimensión oficial y tradicional de la gran fiesta murciana fue respetuosa y estuvo controlada en todo momento. Los actos celebrados en La Catedral: Misa Huertana y las Ofrendas de Flores a la Fuensanta y a los huertanos fallecidos, frente al Monumento al Huertano en el Jardín del Salitre transcurrieron sin incidentes reseñables, pero con mucha emoción contenida. Ya por la tarde, tuvo lugar la ‘Tronaera Murciana’, un espectáculo pirotécnico lleno de color ejecutado en la Glorieta de España, y más tarde, en el Parque Fofó, tuvo lugar ante la presencia de las autoridades municipales el Festival ‘Viva el Folklore’.

El ‘otro Bando’ también pudo ser controlado, aunque el dispositivo de seguridad tuvo que emplearse a fondo en varias localizaciones del municipio donde se pretendió organizar botelleos y sentadas de protesta por algunos grupos de jóvenes en el Jardín de La Pólvora, entre otros emplazamientos. En cualquier caso, estos hechos fueron testimoniales, según fuentes policiales, y la tónica general fue encontrar jardines y plazas despejadas, tranquilas, con pequeños grupos familiares disfrutando del buen tiempo.

Tal y como informó el inspector de Policía Local, Miguel Ángel Martínez, el dispositivo de más de 400 agentes locales con apoyos de Protección Civil y otras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, drones incluidos, logró contener la posible desobediencia a la normativa anticovid. «Se establecieron puntos fijos de control en zonas sensibles de la ciudad como El Malecón, Jardín de Salitre, avenida Alfonso X El Sabio, o plazas Santa Catalina y de las Flores, y una vigilancia itinerante pero constante en el resto de zonas, y el balance que podemos hacer es que los murcianos han respetado en líneas generales las recomendaciones de las autoridades, los ciudadanos han estado a la altura y se han comportado estupendamente y son muy consciente de la situación que estamos viviendo», señaló el inspector que recordó que la actividad fundamental fue la «preventiva». Por la tarde, los controles se focalizaron en los locales y los bares a donde se trasladaron muchos murcianos tras la sobremesa.

Los que no perdieron la oportunidad de engalanarse fueron los miembros de las peñas huertanas que tuvieron la oportunidad de hacer una ofrenda floral a la Virgen de la Fuensanta en el templo catedralicio. «Es un día muy especial, pero claro, estamos todos deseando volver a la normalidad, aunque al menos, este año ha sido mejor que el año pasado. Podemos visitar a la Fuensanta todo el año en la Catedral y pedirle eso, que esto acabe. Nos hemos vestido con más ilusión que nunca», comentaba emocionada una representante de la Peña El Pinacho.

José Antonio Serrano, alcalde de Murcia, recordaba tras la ofrenda floral a la Fuensanta, que el año pasado tuvimos que estar confinados en casa, pero que este año, «se ha podido hacer alguna cosa, aunque es un bando constreñido, para evitar que el virus vuelva a las casas y que llenemos los hospitales de enfermos». Serrano aseguró que si se obedecen las reglas y se actúa con sentido común está convencido de que el año que viene «disfrutaremos del mejor Bando de la Huerta de la historia». También quiso agradecer a las peñas huertanas, colectivos y asociaciones de vecinos su llamada a la prudencia.

El exalcalde José Ballesta, muy activo en Twitter, reivindicaba el Bando de la Huerta, como un símbolo de la identidad y las raíces murcianas. «Hoy tendríamos que celebrar esta jornada de reencuentro y alegría, en la que hacemos gala del carácter murciano, amable y generoso. No me cabe duda de que volveremos a celebrarlo junto a los que más queremos.», publicó.

Por su parte, el vicealcalde de Murcia, Mario Gómez, también realizó un llamamiento a la «sensatez» de la ciudadanía para que se cumpliesen las normas sanitarias. Gómez se apoyó en el eslogan de las peñas huertanas para referirse al futuro de las fiestas murcianas. «Renaciendo en primavera dicen las peñas y eso es lo que creo que está ocurriendo, un renacer que debe significar la antesala del próximo año donde esperamos todos poder disfrutar plenamente las Fiestas de Primavera», afirmó Mario Gómez.

Para Juan Pablo Hernández, presidente de la Federación de Peñas Huertanas, visiblemente emocionado, calificó la jornada de ayer como «un día muy emotivo, alguna lágrima que otra ha caído, es diferente al año pasado y espero que mucho más diferente de lo que ocurra al año que viene». Sobre las limitaciones impuestas a las más de 70 peñas huertanas que se dieron cita ayer en la Catedral comentó que cada una de las parejas con permiso para honrar a la Virgen, «representa a su peña, algunas han faltado por las limitaciones para entrar a la Comunidad, pero entiendo que aquí han estado todos los corazones huertanos».

Normalmente la entrega floral se realizaba en la víspera del Bando de la Huerta, pero «decidimos evitar aglomeraciones en el Plaza Cardenal Belluga y concentrar todos los actos en un recinto que pudiéramos controlar como es el primer templo de la ciudad para que la familia huertana pudiese estar con la patrona», señaló.

Por su parte, el presidente de la Asamblea Regional y fervoroso sardinero, Alberto Castillo, reconoció que el Bando se ha vivido de una forma distinta, «pero igualmente hermosa», e hizo un llamamiento a los murcianos para que celebrasen el día grande «con cabeza, sin hacer locuras» y puso de ejemplo de comportamiento civil responsable a la Federación de Peñas Huertanas por haber organizado todos los actos posibles en la Catedral con todas las medidas de seguridad. «Es algo digno de elogio», celebró. También pidió a los vecinos de Murcia que después de un paseo por la ciudad «que pueden hacer vestidos con el traje regional siempre que se cumplan las medidas de sanitarias, coman y pasen la tarde en casa; vamos a dejarnos de bares, de terrazas y de jardines, ya habrá tiempo de vivir todo eso el año que viene», pidió Castillo.

También tuvo palabras para la cancelación del Entierro de la Sardina. «Lo viviremos en casa, con la familia, pero no pasa nada, el año que viene viviremos las mejores Fiestas de Primavera, sólo tenemos que ser muy responsables y esperar», sostuvo Castillo que insistió en pedir «cabeza y precaución» a la ciudadanía.

La reina de la Huerta, Isabel Belmonte, señaló que es un día «de emociones encontradas, el año pasado estábamos en casa, con tristeza, pero en este hemos podido salir a la calle y lo hemos vivido con ‘cosica’». «A los murcianos les digo que creo que hemos pasado lo más malo y que estoy segura de este es el comienzo de algo mucho mejor que está por venir, y si somos responsables, esa normalidad que deseamos llegará antes», dijo Belmonte que describió su posición como reina de la Huerta como «el mejor cargo que puede tener una mujer murciana».

La Policía informa de «una incidencia mínima»

Durante la jornada de ayer, festivo con motivo del Bando de la Huerta, hubo según fuentes policiales citadas por el Ayuntamiento de Murcia «una incidencia mínima». La jornada transcurrió «dentro de la normalidad».

Se ha multado a varios locales por exceso de aforo, por tener mesas con más de 4, sin guardar distancia y por dispensar bebidas a personas en el exterior, informaron sin detallar las cifras.

Además, los agentes de Polícia Local interpusieron varias denuncias por no llevar mascarilla, así como a los llamados ‘aparcacoches’ por consumo de estupefacientes en la vía pública.

Otros incidentes recurrentes tuvieron que ver con la venta de alcohol a menores de edad por lo cual también se tramitó alguna sanción. Además, la Policía tuvo que intervenir en dos barbacoas en vía pública.

El concejal de Seguridad en el Ayuntamiento de Murcia Enrique Lorca agradeció la gran labor de los numerosos efectivos de la Policía Local, voluntarios de Protección Civil, así como por Policía Nacional y Guardia Civil que participaron en un dispositivo que se activó a las 22.00 horas del lunes hasta la madrugada de hoy miércoles.

El edil Enrique Lorca destacó y agradeció sobre todo «la gran colaboración de los murcianos y murcianas que en su inmensa mayoría ha optado por la prudencia y responsabilidad», tal y como demandaron diversas autoridades civiles a lo largo de los días precedentes al Bando de la Huerta.