11 de enero de 2021
11.01.2021
La Opinión de Murcia
Tradiciones

La bendición de animales por San Antón, suspendida

La ermita permanecerá abierta el domingo, para la veneración de la imagen del santo, con todas las medidas de seguridad

11.01.2021 | 17:44
Dos perros, en la bendición de otros años.

La barriada de San Antón, en Murcia, vive, como cada mes de enero, sus fiestas, este año marcadas, como tantas otras cosas, por la pandemia de coronavirus, que ha segado la vida de casi 800 personas en la Región de Murcia. Este año, la procesión va por dentro, literalmente: no puede haber desfiles y, aunque está todo listo para mantener la bendición a los animales, que iba a ser individual, al final ha tenido que suspenderse. El motivo: la tercera ola.

La idea era hacer la bendición "como es habitual, en el exterior de la ermita, evitando toda aglomeración de los asistentes". "El voluntariado de la Real Cofradía de San Antón, en colaboración con la Policía Local, establecerán un pasillo frente a la ermita con las distancias pertinentes, para la bendición individual de los animales", detallaron hace unos días desde el Consejo de Pastoral. Pero este plan no puede materializarse.

"Ante las nuevas medidas y restricciones en la Región de Murcia, por el preocupante aumento de casos de covid, la comisión sanitaria suspende todo acto masivo en la vida pública. Por tanto queda suspendido por este año, el tradicional acto de bendición de animales frente a la ermita de San Antón, en el día de la festividad de su santo patrón, el 17 de enero", explican los organizadores, que dejan claro que "la ermita permanecerá abierta para su visita y para la veneración de la sagrada imagen, con el protocolo covid-19 establecido".

"Que San Antón cuide y proteja a todos los animales de compañía, que mitigan muchas soledades, con su fiel compañía, siendo la alegría de muchos hogares", expresan.

De la ermita se retiraban hace unos días todos los asientos, con el fin de generar un espacio diáfano en el que mantener más distancia entre personas.

"Las celebraciones litúrgicas, el triduo a San Antón y las concurridas misas en honor a San Fulgencio y San Antón se trasladan al templo parroquial, por cuestiones de aforo". No serán en la ermita, sino en la iglesia de San Francisco Javier. Las procesiones con las imágenes de los santos sí han tenido que ser suspendidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook