26 de diciembre de 2020
26.12.2020
La Opinión de Murcia
Cortes de luz

"¿Tiene que morir la gente ardiendo para que arreglen los problemas de La Paz?"

Vecinos de la barriada de Murcia, que vienen sufriendo numerosos cortes de luz debido a los incendios en transformadores, afirman sentirse "abandonados" por las administraciones públicas

25.12.2020 | 21:21
Daños causados por el incendio de uno de los transformadores en La Paz.

El pasado domingo 6 de diciembre, al comienzo del puente de la Constitución más atípico de los últimos años, el Polígono de la Paz, en Murcia, fue escenario de un suceso que obligaba a movilizarse a los bomberos y a la Policía Local. A última hora de la tarde se produjo un incendio en un transformador de la zona, una circunstancia que dejó sin fluido eléctrico a media barriada.

El fuego provocó chispas y pequeñas explosiones del aparato. La rápida intervención de los bomberos movilizados al lugar evitó que la cosa fuera a más, destacó la Policía. En cuanto a la causa más probable: la sobrecarga.

Era la segunda vez en menos de dos semanas que se producía un incendio en un transformador en esta zona. El anterior fue el 25 de noviembre, noche en la que vecinos de La Fama, La Paz y Vistabella sufrieron cortes de luz.

La Paz y La Fama son barrios tristemente conocidos por la cantidad de redadas que habitualmente organiza la Policía, en el marco de la lucha contra el narcotráfico. En domicilios de la zona se trapichea con estupefacientes e incluso se cultiva marihuana, lo cual, indican fuentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, estaría detrás de estos incendios de transformadores. Los enganches ilegales por el cultivo de ´maría' causan los apagones: se provocan picos de consumo muy altos.

Lo sucedido generó indignación en redes sociales. «Los vecinos están a oscuras por tercera vez y con mucho humo. El Polígono de La Paz sigue abandonado, esto no puede ser», escribía una mujer, de nombre Clara. «Iberdrola, el Ayuntamiento de Murcia y la Delegación de Gobierno dan la espalda a todo un barrio. ¿Acaso tiene que morir la gente ardiendo para que den una solución?», se preguntaba otra vecina.

En opinión de José Antonio Serrano, portavoz del Grupo Municipal Socialista en Murcia, «que se produzcan incendios en el barrio de La Paz no es algo casual: es un nuevo síntoma del redundante abandono por parte del PP de este barrio tan céntrico y tan valioso que para el PP solo ha servido para planear proyectos urbanísticos megalómanos que se quedan en un boceto y que no han cumplido con las expectativas ni con las promesas a los vecinos».

«Este barrio, nosotros ya lo hemos dicho por activa y por pasiva, necesita una intervención integral, atacando el tema social y el urbanístico y hay que hacerlo ya, para evitar males mayores», hace hincapié Serrano.

Desde su punto de vista, «dejar que el abandono de La Paz continúe creciendo es un error y una injusticia, a no ser que la intención del Partido Popular sea que su degradación sea completa para convertirlo en un solar».

A preguntas de esta redacción, desde la distribuidora apuntaron que su prioridad es «mantener el suministro a los clientes contratados y la seguridad de nuestras instalaciones, si bien hay que insistir que las sobrecargas son debidas a un problema de un calado más allá del suministro eléctrico». «Por tanto, se requiere la ayuda de las distintas administraciones, ya que es un tema de complicada solución que requiere la colaboración y coordinación de todas las instituciones al tener una trascendencia social destacada», subrayan desde la compañía.

«No es un problema eléctrico: es un problema social que afecta al suministro eléctrico de la zona, por los enganches ilegales masivos», hacen hincapié en la empresa de electricidad.

En la misma línea, detallan que «las conexiones ilegales a la red eléctrica y las manipulaciones de los contadores conllevan un elevado riesgo para la seguridad e integridad física de las personas, ya que se realizan al margen de la legalidad, sin los requisitos de seguridad necesarios». «Muchos están localizados en el interior de los edificios (instalaciones particulares) por lo que resulta imposible el acceso por riesgo a nuestros servicios técnicos», precisan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook