Al igual que la capital de España puso en marcha en noviembre de 2018 el proyecto 'Madrid Central' para favorecer la movilidad del peatón, la bicicleta y el transporte público, creando un pulmón para la ciudad en pleno corazón de la urbe, ahora la séptima ciudad del país tendrá su propio 'Murcia Central' en el que ya están trabajando los técnicos municipales del Ayuntamiento de Murcia para establecer cuáles serán los espacios de bajas emisiones con los que contará el municipio, tal y como ha adelantado el alcalde de Murcia, José Ballesta, durante la presentación de la Semana Europea de la Movilidad, que se celebrará entre el 16 y el 26 de septiembre.

El proyecto de las zonas de bajas emisiones «es complejo», tal y como apunta la concejala de Movilidad Sostenible, Rebeca Pérez, quien espera que pueda estar terminado para final de este año.

La iniciativa se compone de distintas medidas, entre las que destaca 'Murcia Central', con la que se limitará el acceso para los coches más contaminantes, etiquetando los vehículos con distintos símbolos, al igual que se hizo en Madrid. Además, se está planteando ampliar las zonas peatonalizadas de la ciudad, como se hizo en la avenida Alfonso X El Sabio, hasta algunos puntos del barrio de Santa Eulalia y las calles San Nicolás y Riquelme. En Santa Eulalia, concretamente, se reducirá la velocidad de paso de 30 a 20 kilómetros por hora, elevando también la cota para que gane más espacio el peatón y a los vehículos les sea más complicado circular.

«En Alfonso X hemos logrado con la peatonalización reducir el tráfico rodado un 95 por ciento, mientras que el de peatones ha crecido un 600 por cien», apunta Pérez.

Otra de las medidas pasará por el uso de parquímetros inteligentes en la zona de la ORA en los que el usuario tendrá que introducir el número de su matrícula, lo que también permitirá reducir el tiempo de utilización según que punto de la ciudad y el conductor podrá conocer antes de llegar en qué zonas tiene más posibilidad de encontrar plazas de aparcamiento libres.

Carriles segregados de bus

Otra de las iniciativas en las que trabaja el Ayuntamiento es la puesta en marcha de carriles segregados para el transporte colectivo. Esto son los ya habituales carriles bus, pero separados físicamente del resto para evitar que sean usados por otros vehículos o que se pueda estacionar en ellos. En estos carriles el autobús tendrá prioridad semafórica y en los cruces, lo que permitirá que sea más rápido y puntual en sus trayectos, garantizando a los pasajeros que llegan a su hora al destino previsto. Estos carriles segregados arrancarán en las zonas prioritarias de mayor demanda, como puede ser la conexión de Floridablanca y El Palmar.