El juzgado de guardia de Murcia ha dejado en libertad a un hombre que está acusado por otro, que acababa de conocerlo, de haberse apoderado del coche que le había prestado para comprar hielo y bebida y continuar con el encuentro sexual que estaban teniendo con dos prostitutas en un hotel de esta ciudad.

Las diligencias del caso, según ha sabido Efe, señalan que el denunciante, vecino de una pedanía murciana y 39 años de edad, denunció ante el Cuerpo Nacional de Policía que contrató los servicios de las dos prostitutas en las afueras de la capital murciana y que se dirigió con ellas hacia un hotel.

En el trayecto, una de estas vio por la calle a un amigo y le dijo que si se podía unir a la fiesta, a lo que no se opuso, dirigiéndose los cuatro hacia el establecimiento hotelero.

Cuando se encontraban en plena celebración, se encontraron con que les faltaba hielo, bebidas y tabaco, por lo que dejó el coche al otro hombre, I.G.N., que tiene 32 años de edad y al que había conocido momentos antes, para que fuera a comprar esos productos, ya que él se encontraba ebrio y no estaba en condiciones de ponerse al volante.

Sin embargo, tras esperar su vuelta durante cuatro horas, se encontró con que no aparecía, por lo que denunció la sustracción del coche, que hasta este sábado, una semana después de los hechos, no había sido hallado.

También denunció que había sido utilizada una tarjeta de crédito, de la que es titular su madre, y con la que se había extraído un total de 400 euros en varios cajeros, pensando que el pin lo consiguió el autor del hecho porque lo llevaba anotado en un papel.

El juzgado de guardia ha dejado en libertad a I.G.N., al que se investiga como presunto autor de un delito de apropiación indebida, no descartándose que también lo sea de otro de estafa.

Las diligencias del caso indican que se desconoce qué ha ocurrido con el vehículo ni donde puede encontrarse, ya que el denunciado no ha facilitado dato alguno sobre su paradero. Denunciante y denunciado cuentan en su haber con varias detenciones.