29 de agosto de 2020
29.08.2020
La Opinión de Murcia
Sucesos

El fraticida de Churra pensó en huir a Rumanía tras apuñalar a su hermana

La discusión entre ambos comenzó por el miedo a contagiarse de coronavirus si lavaban la ropa de otra hermana

29.08.2020 | 12:37
El fraticida de Churra pensó en huir a Rumanía tras apuñalar a su hermana

El hombre que ingresó en prisión este jueves como autor confeso de la muerte a puñaladas de su hermana en el domicilio familiar de Churra pensó en huir al extranjero, en concreto, a Rumanía, donde aseguró que cuenta con varios amigos.

Esa revelación, según ha sabido Efe, la hizo el mismo día de los hechos, este lunes, tras entregarse en la Comandancia de la Guardia Civil de Murcia y confesar lo ocurrido unas horas antes.

Fuentes de la familia de la víctima, G.V.M., que tenía 47 años de edad cuando recibió la mortal agresión con un cuchillo de caza, han señalado que esas amistades procederían de los tiempos en los que estuvo unido en matrimonio con una mujer de esa nacionalidad, una relación que duró poco.

Francisco V.M., que fue ingresado en prisión como presunto autor de un delito de homicidio o de asesinato, lo que se precisará según avancen las investigaciones, recalcó que, aunque esa fue su idea inicial, enseguida la descartó y pensó para sí mismo que su obligación era entregarse.

Por eso, se dirigió en primer lugar a Cieza, donde reside un amigo al que pensaba contar lo sucedido, así como entrar en una iglesia y confesarse, pero, al no encontrar al primero y hallar cerrado el templo, decidió volver a Murcia, dirigiéndose a la Comandancia de la Benemérita tras haber escuchado misa y rezado el rosario en una iglesia de la capital regional.

El presunto fratricida ha confesado así mismo que discutió con la víctima, en la vivienda que compartía él con su madre y con un hermano, porque no quería que se lavara allí la ropa de otra hermana que no reside en esa vivienda por temor a verse contagiados por el coronavirus.

En la discusión que mantuvieron momentos antes del crimen comentó a su hermana G.V.M. que no estaba conforme con que en la casa no se respetaran las normas para evitar el contagio del virus, y que llegó a decirle que si leía la Biblia comprendería que se le estaba privando del derecho a la vida al ponerla en riesgo de contagio.

La detención y posterior ingreso en prisión de Francisco V.M. ha permitido conocer que hace unos 20 años estuvo ingresado tres semanas en la Unidad de Psiquiatría de un hospital de Murcia, al estar diagnosticado de una enfermedad mental.

Él mismo ha manifestado ahora que no se sentía dueño de sus actos y que varios familiares le habían recomendado en alguna ocasión que acudiera de nuevo al psiquiatra, lo que no pudo hacer por los condicionantes del estado de alarma que se decretó para luchar contra la Covid-19.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído