Se gana espacio para el peatón. El Ayuntamiento de Murcia comenzó ayer las obras de ampliación de las aceras de las calles que rodean la plaza de Santa Eulalia, que incluye la señalización del trazado de la antigua muralla árabe de la ciudad.

En un comunicado, el Consistorio murciano señaló que el entorno de la plaza, que visitó el alcalde de Murcia, José Ballesta, cuenta con 1.100 metros cuadrados que hasta ahora se destinaban exclusivamente al tráfico rodado -eran de calzada-. Esta superficie se elevará, creando un espacio uniforme y poniendo a disposición del peatón este nuevo espacio, sumándose otros 130 metros cuadrados para el viandante.