04 de agosto de 2020
04.08.2020
La Opinión de Murcia
Sucesos

"Creo que he matado a mi padre, pero no estoy seguro"

El presunto parricida de Murcia llamó al 112 cuando estaba en el pantano del Talave, en Albacete, para contar que creía ser el autor del crimen de su progenitor a cuchilladas horas antes

04.08.2020 | 16:44
Levantamiento del cuerpo; en la foto pequeña, el difunto.

El sospechoso de haber acabado con la vida de su padre a cuchilladas en Murcia telefoneó al 112 para contar que creía que había matado a su progenitor, pero que no estaba seguro, indican fuentes policiales. La llamada se produjo desde la zona del pantano del Talave, en la provincia de Albacete, donde el sospechoso había conducido en su propio coche.

Al lugar se movilizaron agentes del Instituto Armado, que procedieron al arresto de esta persona, que presentaba cortes en las manos, presumiblemente realizado con arma blanca. Mientras, la Policía investigaba la muerte del hombre de 68 años de edad cuyo cadáver era hallado esta mañana en el portal de su edificio en Murcia.

El sospechoso del crimen, hijo del finado y, a la vez, sobrino del consejero de Salud de la Región, Manuel Villegas, fue llevado al cuartel de la Benemérita en Hellín, desde donde se avisó a la Policía Nacional de Murcia. Agentes se trasladaron a la vecina provincia a por este individuo, que ya se encuentra en los calabozos de la Jefatura Superior, en la calle Ceballos.

Sobre las ocho menos cinco de la mañana, la esposa del finado llamaba a Emergencias para alertar de que su marido yacía muerto en el portal del inmueble, una vivienda ubicada en la calle Infanta Cristina de la capital murciana. Al lugar se movilizaba una ambulancia, cuyos sanitarios solo podían certificar el óbito. Asimismo, se desplazaron agentes de la Policía Nacional, Cuerpo competente para asumir la investigación.


José Antonio Villegas. 

El difunto, el experto en Medicina Deportiva José Antonio Villegas, presentaba signos de violencia. En concreto, cuchilladas. Miembros de la Policía Científica se movilizaron al portal, que quedó acordonado para que estos profesionales tratasen de hallar vestigios que pudieran esclarecer qué pasó.

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se hacía cargo del caso. Fuentes cercanas al caso apuntan que el sospechoso, un joven de alrededor de 30 años de edad que vivía con sus padres y podría tener algún tipo de dolencia mental.

El cuerpo del vecino fue llevado al Instituto de Medicina Legal de Murcia, donde se le practicará la autopsia que confirme la causa del óbito.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook