La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la sentencia del juzgado de lo penal número Uno de esta ciudad, que condenó a un hombre a un año de prisión y dos años de alejamiento por amenazar a su expareja con "limpiarla" a ella o a cualquier miembro de su familia con el que se encontrara.

El juzgado declaró probado que los hechos se produjeron el 18 de noviembre de 2019, cuando la llamó por teléfono para lanzarle las citadas amenazas.

También recogió la sentencia que sobre el acusado pesaba una orden de alejamiento de la denunciante de cuatro años de duración y que no expiraba hasta julio de 2020.

En su recurso, el acusado pidió que la condena fuese rebajada a seis meses de cárcel y que la misma se sustituyera por trabajos en beneficio de la comunidad y que, además, se le aplicara la atenuante de drogadicción.

También alegó en su defensa que hizo la llamada no para amenazar a su expareja, sino para saludar a los hijos, explicación a la que la Audiencia Provincial no concede credibilidad alguna, ya que, comenta, la misma se produjo poco después de las 7 horas, ?que no es una hora muy normal para hablar con unos niños de corta edad?.