11 de junio de 2020
11.06.2020
La Opinión de Murcia
Investigación

Hallan un cadáver en descomposición en una nave de Puente Tocinos

Los restos son llevados al Instituto de Medicina Legal, donde la autopsia dirá si se trata de una muerte violenta

11.06.2020 | 13:43
Hallan un cadáver en descomposición en una nave de Puente Tocinos
Dos personas trasladan los restos al Instituto de Medicina Legal de Murcia.

Los restos en avanzado estado de descomposición de una persona eran encontrados hoy en una nave abandonada de Puente Tocinos, pedanía de Murcia, informan fuentes policiales.

Al lugar se movilizaron investigadores de la Policía Científica y la Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía en Murcia, así como un forense. Por el estado de los restos, los profesionales intuyen que podría llevar meses ahí.

El cadáver fue llevado al Instituto de Medicina Legal de Murcia, donde se la practicará la autopsia con el fin de esclarecer si se trató de una muerte violenta o accidental. La Policía espera al informe del forense, que también tratará de averiguar la identidad de la persona fallecida. Por el momento, no ha trascendido si se trata de un hombre o de una mujer.

El hedor que desprendían los restos habría llamado la atención de vecinos, pero el cuerpo se encontraba en el interior de la nave, un lugar recubierto de pintadas en el que ya no trabaja nadie.

Fuentes cercanas al caso apuntaron que no se descarta que se tratase de un indigente que hubiese elegido esa nave abandonada para pernoctar, y que hubiese fallecido por causas naturales.

La muerte puede ser homicida, voluntaria o accidental, pero desde el Cuerpo explican que, en casos como este, siempre se trata, en principio, como una muerte violenta, al tiempo que insisten en que la investigación acaba de comenzar y todas las hipótesis se encuentran abiertas.

Hace dos meses, la Policía Nacional resolvía un caso parecido: un cuerpo era encontrado prácticamente momificado debajo de un puente en La Alberca. Se trataba de un varón que llevaba mucho tiempo desaparecido. El cuerpo llevaba años en aquel lugar, sin que nadie hubiese advertido antes de su presencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook