Unos cascotes desprendidos de la fachada de la Catedral han movilizado en la tarde de este domingo a Policía Local de Murcia y Bomberos.

Alrededor de las 20.50 horas caía a la plaza del Cardenal Belluga un fragmento de la fachada del templo. La escasa afluencia de viandantes por la zona debido al estado de alarma ha ayudado a que, como han confirmado fuentes policiales, no haya que lamentar daños personales.

Tras el incidente se han desplazado al lugar agentes de la Policía Local que han acordonado la zona y nueve efectivos de bomberos de Murcia con un vehículo autoescala automática y una bomba urbana pesada para asegurar la zona y comprobar que no haya peligro.