08 de marzo de 2020
08.03.2020
8M

8M en Murcia: Multitudinaria manifestación matinal

La Asamblea Feminista toma la calle con el lema 'Juntas contra la desigualdad y la precariedad'

08.03.2020 | 14:09
8M en Murcia: Multitudinaria manifestación matinal

Más de una docena de partidos, sindicatos y asociaciones acudieron a la convocatoria que cruzó la Gran Vía.

Un corro de mujeres de mediana edad con camisetas moradas se arremolinaba en la esquina que conecta la plaza Circular con la Avenida de la Constitución. «Las jóvenes no han sido listas, a quién se le ocurre montar dos manifestaciones cuando todas somos las mismas», decía Elisa, una maestra de 54 años. Sus amigas torcieron el gesto y asintieron. Unos metros por delante, la conversación se repetía: «Lo triste es que no es tanto lo que nos separa, no es tan trascendental como para ir separadas», apuntaba Carmen, administrativa. Y otra vez: «Seguramente seamos el único sitio de España con dos manifestaciones», se lamentaba Rocío, estudiante de medicina, 23 años, mientras sostenía una pancarta en la que aparece una lápida con la frase «¿Cuenta ya como violación?».

Puntos de disensión

La división en el movimiento feminista murciano ha acaparado el foco del debate en los últimos tiempos. Fue hace dos años: del seno del Movimiento Feminista surgió una escisión, la Asamblea Feminista de la Región. Los puntos de disensión son dos: la representatividad en las instituciones y la prostitución.

Mientras el Movimiento evita la relación con partidos políticos y sindicatos y se considera una organización horizontal, la Asamblea considera que solo desde las instituciones se pueden cambiar las cosas. Por otro lado, el Movimiento se declara «proderechos» en materia de prostitución y la Asamblea evita manifestarse al respecto, aunque la mayoría de sus integrantes son abolicionistas.

Contra la desigualdad

Con 10.000 manifestantes según las organizadoras y 4.000 según fuentes policiales, la Asamblea tomó este domingo la Gran Vía bajo el lema «Juntas contra la desigualdad y la precariedad». Fue poco antes del mediodía. Detrás, más de una docena de partidos, sindicatos y asociaciones. Entre ellos, PSOE, Podemos, IU-V, UGT y CCOO.

«Queremos volver a casa solas y tranquilas, es algo que no se entiende hasta que se sufre», contaba Noemí, estudiante de Historia. Al lado, a la altura de El Corte Inglés, una pareja de ancianos asintió. Él, gorro con los colores de la República, chasqueaba. Ella se descruzó de brazos. En su camiseta se leía una frase de Rosa de Luxemburgo: «Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres».

«Fuertes como un Nokia 3310»

Los cánticos se superponían hacia la mitad de la comitiva. Desde la parte delantera llegaban los tambores del grupo de batucada Dakitu. Detrás, un grupo adaptaba el We will rock you de Queen: «¡Los hombres sois nuestros aliados para salir del patriarcado!» y unas adolescentes gritaban: «¡El patriarcado me da patriarcadas!». En la retaguardia, justo delante de la Fundación Secretariado Gitano, las Mujeres Progresistas de Cehegín clamaban: «¡Queremos empleo, trabajo nos sobra!».

De camino a la Glorieta, el cielo de la Gran Vía se pobló de pancartas: «Somos más fuertes que un Nokia 3310», «Manolo, hazte la cena tú solo», «Si no entiendes los motivos de la huelga, eres parte del problema», «Patriarcado y capital: alianza criminal», «Hombre, gestiona tu soledad, yo no soy tu propiedad».

Proclama unificada

La diversidad de proclamas se unificó al alcanzar la antigua sede de VOX, al borde de la plaza de Martínez Tornel, cuando las miles de gargantas clamaron al unísono: «¡No tenemos miedo!» y «¡Las feministas ya están aquí!».

Ya en el cierre de la convocatoria, varias integrantes de la Asamblea Feminista leyeron un manifiesto conjunto. La diputada socialista Gloria Alarcón habló de «la necesaria alianza entre mujeres, que están atravesadas por infinidad de desigualdades y precariedades».

También se hizo alusión al «valor y dignidad del trabajo femenino» y a la necesidad «de un sistema económico que trabaje exclusivamente en función de las necesidades humanas».

No al veto parental

La exclusión del aborto del código penal y la «necesidad» de colocar la violencia machista en la categoría de «asunto de Estado» fueron otras de las cuestiones que recalcó el manifiesto. Alicia Morales, exconcejala del ayuntamiento de Murcia por Cambiemos, cerró la declaración recordando los «múltiples tipos de violencia que sufren las mujeres cada día».

Morales apuntó a la educación, «clave para fomentar la libre expresión y/o identidad de género» y sentenció con un rotundo «¡No al veto parental!». Después un estallido de aplausos, un unánime «¡Que viva la lucha de las mujeres!» inundó la Gran Vía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook