15 de enero de 2020
15.01.2020
Judicial

El asesino de Doris Valenzuela se enfrenta a 17 años de cárcel

Ezequiel A. H., que ahora tiene 49 años, lleva desde abril de 2018 en la cárcel de Sangonera y ahora le saldrá el juicio

15.01.2020 | 11:04
Ezequiel A. H., durante su puesta a disposición judicial.

El fiscal ha pedido penas que suman 17 años de prisión para Ezequiel A.H., el presunto asesino de Doris Valenzuela. Este sujeto está acusado de apuñalar hasta la muerte a su pareja en presencia de los tres hijos de ambos, a los que amenazó con el mismo cuchillo que había utilizado para quitarle la vida a aquella en una vivienda ubicada en el Polígono de la Fama de Murcia. Desde abril de 2018, este individuo está en prisión, donde lo mandó la titular del Juzgado de Violencia de Género Número 2 de Murcia.

El escrito de la acusación estatal, al que ha tenido acceso Efe, atribuye al procesado un delito de homicidio, por el que reclama, además de 14 años de cárcel, otros diez de libertad vigilada, y tres delitos de amenazas, por cada uno de los cuales solicita un año de cárcel.

Finalmente, Fiscalía solicita que se le condene a pagar a los hijos indemnizaciones que suman 175.000 euros.

El relato de hechos recogido en la acusación estatal indica que los mismos se produjeron el 11 de abril de 2018, cuando el acusado se presentó en la vivienda en la que la víctima, colombiana, como él, se presentó en la vivienda en la que residían la mujer y los hijos.

Debido a una situación de conflicto familiar previo, Ezequiel A.H. residía desde tiempo atrás en una localidad catalana, desde la que aquel día se desplazó a Murcia para dirigirse al piso en el que residía su familia.

Tras una discusión, y armado con un cuchillo, asestó a la mujer, presuntamente, nueve puñaladas, a las que siguieron, añade el escrito del fiscal, otras dos que le propinó en el patio del edificio, al que aquella había conseguido llegar en su huida pese a estar malherida.

Afirma la Fiscalía que los tres hijos, que habían intentado socorrerla cuando se encontraba tendida en el suelo tuvieron que huir al ser amenazados, presuntamente, por el procesado con el mismo cuchillo. El acusado fue detenido poco después en una gasolinera ubicada en las inmediaciones.

A raíz del crimen se conoció que la víctima había estado el día anterior en las dependencias del Equipo de Atención de la Violencia de Género del ayuntamiento de Murcia para interesarse por los trámites a seguir para obtener el divorcio. Aunque la señora, activista y refugiada en España, acudió a un servicio especializado en violencia de género, únicamente transmitió que quería información sobre cómo poner fin a su matrimonio, pero dijo que no tenía problemas de violencia en casa. Fuentes cercanas apuntaron que la mujer estaría sufriendo violencia por parte de su esposo desde que estaban en Colombia, su país natal.

El día que Doris preguntó por el divorcio, su marido se encontraba en Cataluña, donde había sido mandado por el programa de Cruz Roja que les amparaba en España, de atención a refugiados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook