08 de enero de 2020
08.01.2020
Impuestos

Los murcianos se rascarán el bolsillo ocho euros más este año

La entrada en vigor de las nuevas ordenanzas fiscales actualiza el IPC para el IBI, el sello del coche y la tasa de basuras

07.01.2020 | 19:07
La actualización del IPC supondrá que los murcianos pagarán un 1,2 por ciento más en IBI, sello del coche y basuras.

Las arcas municipales apenas notarán el incremento de ingresos en 1 millón de euros.

Con el inicio del nuevo año 2020 ya se encuentran en vigor las nuevas ordenanzas fiscales del Ayuntamiento de Murcia, una actualización de tasas e impuestos que ha sido aprobada de forma definitiva y publicada en el Boletín Oficial de la Región de Murcia (Borm) tras superar el periodo de exposición pública. Este ejercicio los murcianos se tendrán que rascar algo más el bolsillo que en 2019, concretamente ocho euros más.

Esa es la cantidad que calcula el Consistorio que supondrá la actualización del IPC para el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el Impuesto de Vehículos (más conocido como el sello del coche) y la tasa de basuras.

Las nuevas ordenanzas fiscales, aprobadas por la Junta de Gobierno antes de pasar por el Pleno, y que ya han entrado en vigor mantienen congelados los precios públicos, tasas e impuestos por séptimo año consecutivo, aplicando únicamente la actualización del IPC (1,2 por ciento) a los tres casos antes mencionados: IBI, sello del coche y tasa de basuras.

El concejal de Seguridad Ciudadana y Gestión Económica, Eduardo Martínez-Oliva, apunta que «la congelación de los impuestos, tasas y precios públicos del Ayuntamiento de Murcia hace que estos se sitúen en los niveles del año 2013, ya que es el séptimo año consecutivo en que no registran un aumento».

La actualización del IPC para algunos de ellos supondrá una subida mínima. En este caso, el recibo del IBI será el que más lo note, ya que aumentará de media unos 7 euros, mientras que el sello del coche lo hará en 60 céntimos y la tasa de basuras en 12 céntimos por recibo.

Preguntado por la variación que sufrirá el capítulo de ingresos por el cobro de estos impuestos, Martínez-Oliva explica que el aumento por la aplicación del IPC «será mínimo», ya que calcula que por IBI se ingresará 1 millón de euros más que en 2019, frente a los 12 millones de euros que dejaron de ingresarse el pasado año. En 2018 los ingresos por el IBI alcanzaron los 119 millones de euros en el municipio de Murcia, cantidad que cayó hasta los 107 millones en 2019 al mantenerse el tipo impositivo tras la actualización catastral.

Menor presión fiscal

Fuentes municipales señalan que al actualizarse sólo el IPC para estos tres casos la presión fiscal del Ayuntamiento de Murcia continuará estando por debajo de la media nacional. Mientras que el resto de impuestos, tasas y precios públicos se mantienen sin alteración ninguna, es decir, sin la aplicación del IPC.

«El Ayuntamiento de Murcia ha mantenido los impuestos, tasas y precios públicos sin ningún tipo de alteración en el periodo 2013-2019, a pesar de que la actualización acumulada del IPC ha sido de un 5,8%», explica el concejal de Seguridad Ciudadana y Gestión Económica, quien añade que «durante estos años sin subida alguna sí se ha producido una bajada en la inmensa mayoría de los mismos. Así el IBI ha descendido en este tiempo en tres ocasiones siendo el volumen de la bajada en torno a un 15 por ciento».

«Igualmente ha descendido el IAE, el impuesto de vehículos, la tasa de mercadillos, las escuelas infantiles, la tasa de matrimonios civiles, la tasa de vados, el IBI de huerta, el precio del agua, la recogida de basuras y los precios públicos de las piscinas y se han suprimido pagos tan importantes como ayuda a domicilio, teleasistencia, respiro familiar, tasas de apertura de establecimientos, cambio de titularidad, etc», indica Martínez-Oliva.

El responsable de Gestión Económica del Ayuntamiento insiste en que «es absolutamente necesario un nuevo modelo de financiación de las corporaciones locales que actualice los ingresos tributarios de las mismas sin que incida directamente en el bolsillo del ciudadano. El Estado no puede seguir legislando e imponiendo gastos a las corporaciones sin que compense por los mismos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook