26 de diciembre de 2019
26.12.2019
La Opinión de Murcia
Navidad

El tesoro de todo un pueblo

Los vecinos de El Raal participan un año más en el Belén Viviente, que representa el nacimiento de Jesús y que cuenta con cerca de 140 figurantes

25.12.2019 | 19:55

Los visitantes acompañan la visita comiendo pan con aceite, caramelos, castañas y vino

Pan con aceite, migas, rollos de la abuela, castañas, mistela, caramelos, vino... Todo estaba preparado. El Día de Navidad no es un día cualquiera en El Raal. Los vecinos de la pedanía murciana volvieron a celebrar, un año más, la apertura por todo lo alto de su 'gran tesoro': el Belén Viviente.

El evento, que se podrá visitar hasta el próximo 6 de enero, es una tradicional representación del nacimiento de Jesús que lleva más de 20 años celebrándose en la Vereda de la Torre y que cada vez cuenta con una mayor participación, tanto de figurantes como de visitantes. Este año, según la organización, hay cerca de 140 figurantes que conforman las distintas escenas que componen el Belén Viviente, como los misterios de la Natividad, la Adoración de los Magos, la Huída a Egipto y el Palacio de Herodes.

Lo que más llamó la atención de los visitantes más pequeños fue la cantidad de animales que se pueden ver y tocar durante la visita: burros, caballos, conejos, gallinas, pequeños chatos murcianos, y pavos reales, entre otros.

Para los más mayores, volver a contemplar las distintas escenas cotidianas de tiempos anteriores, como el arte del esparto, lavar la ropa sobre un riachuelo, cómo sacar agua de un pozo. Pero el escenario principal de la representación, el que más fotos consigue (con el permiso del Palacio de Herodes, sus soldados y los tres Reyes Magos) es el portal de Belén.

Y es que en esta edición participarán unos quince bebés que 'representarán' al recién nacido, mientras que sus padres encarnarán a José y María. Entre los objetivos marcados por la organización durante este año está el poder recuperar la tradicional fragua, que se uniría al horno moruno que de nuevo se ha puesto en marcha Además, este año a lo largo del recorrido se ha incluido una exposición de fotografías antiguas del Belén Vivente de años anteriores, así como una exposición de carteles de ediciones anteriores que está colocada al final del itinerario.

Dichos carteles repasan cómo esta representación, patrimonio de los vecinos de El Raal, ha ido año a año consolidándose y ya forma parte de la identidad de todo un pueblo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook