29 de noviembre de 2019
29.11.2019
La Opinión de Murcia
Judicial

Un curso de educación sexual y abonar 4.000 euros, la pena para el violador de una niña en Murcia

El individuo, de 18 años, es condenado a tres años de internamiento en régimen cerrado, pero la pena queda suspendida a cambio de que reciba formación, indemnice a su víctima y no se acerque a ella en dos años

29.11.2019 | 18:59
Melecio Castaño, abogado de la menor víctima de las agresiones sexuales.

El individuo de 18 años de edad acusado de violar en al menos dos ocasiones a una menor en Murcia no irá a juicio: las partes llegaban este viernes a una conformidad en el Juzgado de Menores.

El caso caía ahí porque el sujeto tenía 16 años cuando violó a su víctima. La Fiscalía de Menores solicitaba ocho años de internamiento en régimen cerrado para este individuo. Los hechos sucedieron entre los meses de marzo de 2016 y abril de 2017. Víctima y presunto agresor mantenían en aquel momento una relación sentimental, apunta la Fiscalía, que añade que las violaciones se produjeron tanto en el domicilio del sujeto como en el de su padre (con quien convivía por temporadas) y en el de la propia menor.

El Ministerio Público considera que «pese a la negativa manifiesta» de la adolescente, el acusado «la obligó en, al menos, dos ocasiones a practicarle una felación, procediendo, para doblegar la voluntad contraria de la víctima, a agarrarla violentamente de la cabeza y el pelo y a sujetarla con fuerza por los brazos, para impedir que se zafara». Después, el presunto violador «se mostraba sumamente cariñoso y amable» y le decía que no volvería a ocurrir».

Las partes habían quedado este viernes por la mañana en la Ciudad de la Justicia de Murcia, con el fin de ver si podían ponerse de acuerdo y evitar el juicio, como finalmente ha sido.

De esta manera, el joven, Francisco José C. T., ha sido condenado a pasar tres años de internamiento en régimen cerrado (esto es, encerrado en un centro de menores), pero la pena queda en suspenso a cambio de una serie de condiciones.

La primera: que haga cursos de educación sexual y contra la violencia de género. La segunda: la víctima, defendida por el letrado Melecio Castaño, recibirá 4.000 euros de su violador, dinero que el agresor puede pagar en dos plazos, según se acordaba. Y la tercera, que no se acerque a la adolescente (aún menor de edad) durante los próximos dos años. El individuo salía así libre tras su paso por los juzgados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook