20 de noviembre de 2019
20.11.2019
Sucesos

Secuestro en Murcia: La Policía pasó 6 horas negociando con los captores de Espinardo

Los investigadores encuentran en un piso del Espíritu Santo 120 plantas de 'maría' y pequeñas cantidades de coca, marihuana y hachís

20.11.2019 | 10:21
Secuestro en Murcia: La Policía pasó 6 horas negociando con los captores de Espinardo

Seis horas de negociación. Es lo que los profesionales del Cuerpo Nacional de Policía se tiraban ayer, en el secuestro de un hombre por parte, presuntamente, de otros tres en un piso de la barriada del Espíritu Santo, en Espinardo. La operación policial se saldaba con tres sujetos arrestados, acusados de retención ilegal. Y con una plantación de 'maría' descubierta.

La historia del amplio despliegue arrancaba por la mañana, cuando la Policía tenía conocimiento de que unas personas al parecer habrían retenido a un chico contra su voluntad, por una cuestión económica: deudas de juego. El escenario, el barrio del Espíritu Santo, tristemente conocido por la venta de droga y por las redadas que la Policía lleva a cabo en las viviendas que hay allí. Desde primera hora, los investigadores supieron lo que pasaba, y al lugar se movilizaron agentes del Grupo de Seguridad Ciudadana y de la Policía Judicial. Los sospechosos estarían tratando de que la familia de su víctima les entregase el dinero que exigían para liberar al joven.

La Policía capturó a los tres sospechosos en el momento del pago del rescate, indican desde el Cuerpo. En cuanto a la víctima del secuestro, se trata de un varón de 31 años de edad que, según las primeras informaciones, se encontraría bien: no habría sido agredido durante el cautiverio.

Cuando la Policía logró liberar a este hombre, los agentes se percataron de que en el piso en cuestión había droga, supuestamente lista para su venta. De esta manera, y con la pertinente orden judicial, se procedió al registro de dos viviendas de la zona. A la barriada se movilizaron especialistas del Grupo de Estupefacientes, que por la tarde continuaban con su trabajo, en un despliegue que llamó la atención de vecinos y curiosos. Algunos agentes cubrían su rostro con un pasamontañas. Otros cargaban consigo un ariete para tirar puertas abajo: y es que, en estas operaciones, raro es encontrar colaboración, sino que los inquilinos de las viviendas suelen ser hostiles y no facilitar las cosas.

En los registros a los domicilios, que se alargaron hasta entrada la noche, los investigadores hallaron principalmente grandes cantidades de marihuana, así como útiles para su cultivo. Concretamente, 120 plantas de marihuana y pequeñas cantidades de cocaína, 'maría' y hachís. El piso en cuestión, apuntan los investigadores, presuntamente era un punto de venta de droga y, además, lugar de la plantación descubierta.

Los tres sospechosos de detención ilegal, por su parte, fueron trasladados a dependencias policiales, para desde ahí ser puestos a disposición del Juzgado de Guardia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook