16 de noviembre de 2019
16.11.2019
Sucesos

Detenido un tercer implicado en el doble asesinato de Sangonera

Es amigo de Antonio y Santiago, hijo y yerno de los ancianos cosidos a cuchilladas en su vivienda

16.11.2019 | 04:00
Un agente, el día del hallazgo de los cuerpos; en el recuadro pequeño, Pedro y Mª Trinidad, la pareja asesinada.

El arrestado admite que llevó en su coche al matrimonio sospechoso del crimen desde Albacete

La Guardia Civil ha detenido a una tercera persona, cuya identidad y edad no ha sido facilitada, por su presunta implicación con el doble crimen de Sangonera, informan fuentes cercanas al caso.

Mª Trinidad y Pedro, matrimonio de ancianos, eran asesinados a cuchilladas en su vivienda de la citada localidad el mes pasado. Por este asesinato se arrestó a Antonio P. C., hijo de la pareja, y a su esposo, Santiago S. Ambos, con antecedentes, estaban en busca y captura por otros delitos anteriores al crimen. No volvieron de un permiso carcelario.

Fue una vecina de las víctimas la que dio la voz de alarma. Horas después del hallazgo de los cuerpos, se procedía al arresto de los dos sospechosos en una vivienda de Caudete (Albacete). Las pesquisas de la Benemérita dieron como resultado la localización y arresto de otro inviduo: un amigo de Antonio y Santiago, que fue el que los llevó en coche desde la vecina provincia a Sangonera.

Este sujeto, ahora libre con cargos por encubrimiento, admite que trasladó a sus colegas en su vehículo, pero niega que tuviese conocimiento de que pensaban cometer un asesinato.

En cuanto al móvil del crimen, fuentes próximas a la investigación sospechan que se trató de un asunto económico. Que Antonio (que apenas mantenía relación con su familia y había tenido problemas con la droga) recurrió a sus padres para pedirles dinero o con intención de buscar por la casa billetes que presumiblemente guardase el matrimonio ahí.

Cuando fueron llevados al Juzgado de Guardia, tanto Antonio (principal acusado del crimen) como su esposo se negaron a decir nada. Sea como fuere, había una orden para que reingresasen al penal al que no volvieron, y eso estableció la jueza.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 1 de Almansa, en Albacete (por el que pasaron los dos sospechosos) optó por inhibirse en favor del Juzgado de Instrucción Nº 9 de Murcia, que es el que ahora mismo lleva el caso. De momento, se mantiene el secreto del sumario.

Aunque en apenas días se terminó con la inspección ocular de la vivienda que fue escenario del crimen, la Policía Judicial de la Guardia Civil continúa con la investigación. Los profesionales del Instituto Armado cuentan con numerosos indicios para inculpar del doble crimen al matrimonio formado por Antonio y Santiago, pero faltan pruebas sólidas, que presumiblemente estarán cuando lleguen los resultados del laboratorio. En el domicilio en cuestión, los investigadores encontraron numerosos restos de sangre de la pareja asesinada, aunque están a la espera de ver si parte de la sangre es también de los criminales: si el autor (o autores) de los acuchillamientos se pudo cortar en la mano accidentalmente mientras perpetraba los asesinatos. De contar con estos restos biológicos, sentar en el banquillo a los acusados será más factible.

Se intentó mirar, asimismo, si el móvil de Antonio estaba, el día de los hechos, situado en la casa de sus padres, pero fuentes cercanas apuntan que el sospechoso no llevaba el teléfono encima.

Los investigadores no descartan una confesión por parte del propio Antonio, que podría verse acorralado, más aún después de que su amigo (acusado de encubrimiento) admitiese que el día del crimen lo dejó en la misma puerta del domicilio donde luego se hallaron los cuerpos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook