15 de octubre de 2019
15.10.2019
La Opinión de Murcia
Investigación

El crimen de Sangonera coincide con una ola de robos violentos en el pueblo

Dos sujetos irrumpen en una cafetería, pistola en mano, y amedrentan a los clientes horas antes del hallazgo de los cuerpos de Mª Trinidad y Pedro

15.10.2019 | 20:24
El crimen de Sangonera coincide con una ola de robos violentos en el pueblo
El crimen de Sangonera coincide con una ola de robos violentos en el pueblo

Pedro y Mª Trinidad, los ancianos encontrados muertos este fin de semana en su casa de Sangonera, fueron apuñalados, informan fuentes cercanas a la investigación. Se da la circunstancia de que el doble crimen coincide con una oleada de robos, algunos especialmente violentos, en la localidad, explican vecinos y confirman desde las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El día del Pilar, sin ir más lejos, unos individuos irrumpían, pistola en mano, en una cafetería de la localidad murciana con intención de robar. Varios clientes que se encontraban tomando una cerveza en la barra de este local se llevaban un buen susto y hasta llegaban a levantar las manos, para indicar a los ladrones que no les disparasen. Al final, nadie resultó herido.

Ahora los investigadores visionan las cámaras de seguridad de este establecimiento con el fin de localizar y detener a estos sospechosos, y tratar de esclarecer si guardan algún tipo de relación con el doble crimen. Por el momento, insisten, todas las líneas de investigación están abiertas.

El caso se encuentra bajo secreto de sumario y, por el momento, la Guardia Civil no ha efectuado detenciones, aunque mantiene abierta la investigación y trata de localizar a uno de los hijos del matrimonio, Antonio. Se da la circunstancia de que este hombre, de 41 años de edad, estaba en tercer grado en la cárcel, cumpliendo condena.

Vecinos de la zona aseguran que este hombre era una persona conflictiva y llegó a agredir físicamente a su padre.

Los cadáveres aparecieron en una vivienda de la citada pedanía murciana. Fue una vecina que solía ir a diario a ver a la pareja la que dio la voz de alarma. Esta vecina se encontró la puerta abierta, entró en la vivienda (un bajo) y vio que estaba todo revuelto y en una de las habitaciones los dos cuerpos: el del hombre tumbado en la cama y el de la señora en el suelo.

Los cadáveres fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal de Murcia, para practicarles la autopsia que confirme la causa de las muertes. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook