Los pensionistas y jubilados murcianos podrán seguir utilizando el Bono100 de transporte en el municipio de Murcia pese a la última actualización de sus pensiones. El Ayuntamiento de Murcia ha buscado el mecanismo que haga posible que no pierdan esta bonificación en sus desplazamientos, una modificación que irá este jueves al Pleno de septiembre para que entre en vigor de forma inmediata.

La subida de las pensiones que se aplicó a principios de año a los jubilados ha hecho que muchos de ellos hayan perdido su derecho a utilizar el Bono100 de transporte, ya que este bono social está sujeto al salario mínimo interprofesional (SMI). En este caso, un incremento de 5 o 10 euros en la pensión ha supuesto la pérdida de este derecho, ya que hasta el momento la referencia legal estaba en 661,77 euros, según indican fuentes municipales.

En el último Consejo de Ministros del año 2018 tuvo lugar el incremento del salario mínimo interprofesional a 900 euros, pero se excluyó esta cuantía como referencia en prestaciones o beneficios en servicios públicos, como son las ayudas al transporte. Así que para poder optar al Bono100, por ejemplo, se sigue utilizando el baremo del anterior salario mínimo, superado en muchos casos con el último incremento de las pensiones.

Precisamente, la Comisión Informativa de Infraestructuras, Hacienda, Gestión Económica y Asuntos Generales del Consistorio, reunida ayer y presidida por el concejal de Seguridad Ciudadana y Gestión Económica, Eduardo Martínez-Oliva, ha aprobado por unanimidad las medidas a adoptar para paliar la incidencia del aumento de las pensiones entre los beneficiarios del Bono100. De esta manera, se elevará al Pleno que todos aquellos titulares del Bono100, colectivos de pensionistas y jubilados, con tarjeta caducada durante este año o a fecha posterior, puedan renovar la misma con independencia del incremento de la pensión que por el Gobierno se establezca.

Desde el Ayuntamiento explican que esta medida se adoptará de forma transitoria y hasta que se regule el nuevo sistema de precios y bonificaciones para el transporte en el municipio de Murcia, dentro del nuevo modelo que está desarrollando la Administración al asumir las líneas interurbanas que hasta ahora son gestionadas por el Gobierno regional.

Para el resto de usuarios que se incorporen al bono social de transporte, se tendrá en cuenta la referencia legal existente hasta el momento de solicitud, es decir, el salario mínimo interprofesional previsto para prestaciones y ayudas sociales, incrementado con el vigente Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM).

Por la Comisión de Pleno también pasaron ayer los Presupuestos de 2019 para que vayan al Pleno del jueves. A favor de ellos votaron PP y Cs, mientras que el resto de grupos lo hicieron en contra. Uno de los motivos que alegó Vox para no aprobarlos es que el capítulo de subvenciones es demasiado elevado, tal y como señalan algunos asistentes. Una vez que supere el trámite del Pleno, el presupuesto estará un mes en exposición pública para alegaciones.

Otro de los asuntos que se ha aprobado por unanimidad es suscribir un acuerdo de hermanamiento de la ciudad de Murcia con la ciudad italiana de Génova.