20 de agosto de 2019
20.08.2019
Sucesos

La mujer atacada con una catana recibió dos cortes en la yugular

El presunto autor, su hijo de 48 años, vuelve a la vivienda de Murcia acompañado por los agentes de la Policía Nacional para reconstruir los hechos

20.08.2019 | 04:00
En la puerta del domicilio había un reguero de sangre.

Realizan la inspección ocular e intervienen el arma.

Dos cortes en la vena yugular realizados con una catana que provocaron que casi muriera desangrada. Por suerte, los sanitarios pudieron trasladarla rápidamente en ambulancia desde su vivienda, donde se produjo el ataque, hasta el Hospital Reina Sofía de Murcia, donde permanece ingresada en estado muy grave.

La Policía Nacional investiga qué ocurrió el pasado domingo por la tarde en un domicilio de Murcia, donde se halló a la mujer de 66 años, cuyas iniciales son A. G., con dos cortes en el cuello hechos por este tipo de arma japonesa, según confirmaron fuentes policiales a esta Redacción.

El presunto autor es su hijo de 48 años, que responde a las iniciales A. C. G., que tras ser ingresado en un centro hospitalario, ayer por la mañana volvía al lugar de los hechos, a la vivienda, con su dedo índice de la mano derecha cubierto con un vendaje y tapándose la cara con una bolsa de basura, acompañado por los agentes de la Policía Nacional para reconstruir los hechos, que tenía lugar en un piso de la calle Intendente Jorge Palacios de la capital murciana.

Tras el aviso del pasado domingo, los agentes de la Policía Local de Murcia se movilizaron al domicilio, donde estaba la mujer, que estaba sangrando mucho debido a la gravedad de sus heridas. Rápidamente los sanitarios se desplazaron al lugar en una ambulancia.

La mujer fue atendida in situ primero y llevada luego al Reina Sofía, el hospital más cercano. Después, los agentes detuvieron a su hijo como presunto autor del ataque, aunque todavía se desconocen los motivos del mismo.

La Policía Científica también realizó ayer la inspección ocular en la casa junto con los agentes de Policía Judicial para intervenir la catana y distintos objetos, así como para 'tomar nota' de las posibles pruebas que dejara el autor.

La puerta de la vivienda permanecía ayer por la mañana precintada y los vecinos del inmueble pudieron apreciar un reguero de sangre en la entrada de la casa, en el mismo pasillo; así como en las paredes de la planta del edificio.

Se espera que el hombre, que otras fuentes indican que estaba cinco años en paro, pase hoy a disposición judicial para prestar declaración ante el juez, que será el que tenga la última palabra sobre si debe ser enviado a la cárcel, a algún centro psiquiátrico o si lo acaba dejando en libertad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook