09 de agosto de 2019
09.08.2019
Justicia

Casi 3.000 euros de indemnización por resbalar con restos de comida en la Arrixaca

La auxiliar de clínica reconoció que se le había caído la bandeja en planta de maternal

09.08.2019 | 11:00
Casi 3.000 euros de indemnización por resbalar con restos de comida en la Arrixaca

Una usuaria del hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia que resultó lesionada al pisar los restos de comida que se le habían caído a una auxiliar de clínica tiene derecho a recibir el 25 por ciento de la indemnización de 11.000 euros que reclamó al Servicio Murciano de Salud (SMS).

Esa es la conclusión a la que llega el dictamen emitido por el Consejo Jurídico de la Región de Murcia (CJRM), en el que se señala que la reclamante debe asumir el 75 por ciento de responsabilidad de lo ocurrido, ya que el percance se produjo al salir de un ascensor que estaba destinado solo al personal del centro hospitalario.

El informe de este órgano consultivo contiene críticas al instructor del expediente y también a la conducta mantenida por la auxiliar de clínica, que reconoció que se le había caído la bandeja de la comida y que en dos ocasiones se negó a prestar declaración como testigos "alegando vagos motivos personales".

El dictamen indica que la reclamante expuso en su demanda que los hechos se produjeron en la tercera planta del hospital de maternal, al salir del ascensor del personal y pisar los restos de comida que había en el suelo.

Y añadió que pese al peligro que suponían, esos restos de comida no habían sido recogidos con prontitud ni señalizado el lugar, en evitación de accidentes como el que sufrió.

El instructor solicitó la desestimación de la reclamación, al señalar que no se había probado la relación de causalidad que debía existir entre el daño por el que se reclamaba y el funcionamiento de los servicios públicos para que surgiera la responsabilidad patrimonial de la administración.

El CJRM critica al instructor, al señalar que para llegar a esa conclusión se basó solo en las declaraciones de los testigos que más beneficiaban a la administración, sin hacer una valoración ponderada de las pruebas.

El dictamen señala que se debe recabar un informe de la Inspección Médica para que por este órgano se valoren las lesiones sufridas por la peticionaria.

Finalmente, en cuanto a la concurrencia de culpas, atribuye el 75 por ciento a la accidentada al utilizar un ascensor destinado al personal del hospital y en el que por el trasiego registrado en el mismo podían producirse situaciones como la que estuvo en el origen de la caída.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook