26 de junio de 2019
26.06.2019
Medio ambiente

El cauce urbano del Segura se convierte en un nuevo Mar Menor

El exceso de nutrientes, el aumento de la temperatura y el estancamiento del agua por la construcción de la nueva presa de La Fica provoca la aparición de una gran extensión de microalgas en la superficie

25.06.2019 | 21:56
El cauce urbano del Segura se convierte en un nuevo Mar Menor

La CHS toma muestras, que se encuentran en el laboratorio, y asegura que "no supone ninguna toxicidad".

El tramo urbano del Segura presenta en los últimos días un aspecto que ha alertado a numerosos ciudadanos al aparecer una gran extensión de elementos vegetales y microalgas en la superficie formando una gran mancha marrón verdosa flotante.

Ante el aviso, los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) han tomado muestras del agua, que se encuentran en el laboratorio para determinar si este fenómeno puede ser consecuencia de algún tipo de vertido, resultados que estarán disponibles en el plazo de diez días. No obstante, desde el organismo de cuenta aseguran que se trata de «un fenómeno natural que se produce cada vez que aumenta la temperatura» y que «no supone ningún tipo de toxicidad», por lo que esperan que con la corriente comience a desaparecer en los próximos días.

Que es un fenómeno natural es una teoría en la que coinciden, en parte, desde Ecologistas en Acción. Pero su portavoz, Pedro Luengo, señala que hay que ir un paso más allá y buscar los motivos por los que proliferan este tipo de algas, «ya que no aparecen si no tienen suficiente alimento, lo que indica que hay un exceso de nutrientes». En este sentido explica que el fenómeno que se está viviendo en el tramo urbano del Segura es el que ha originado la 'sopa verde' de la laguna salada, ya que hay un exceso de nutrientes, un aumento de la temperatura y un estancamiento de las aguas, «lo que convierte el río en una bomba de relojería y surge un nuevo Mar Menor con microalgas que son las que le dan ese aspecto verdoso».

Luengo también incide en que una de las causas que favorece el estancamiento del agua es la nueva presa de La Fica, que termina embalsando el agua de forma artificial en el tramo urbano, favoreciendo la sedimentación, el calentamiento y la disponibilidad de nutrientes, lo que hace que crezcan esas algas y mircoorganismos.

Ecologistas en Acción insiste en que el crecimiento de microorganismos y algas genera gases al descomponer la materia orgánica, con lo que se forman 'pegotes' de sedimentos y microorganismos y algas que flotan por llevar gases atrapados. Un fenómeno que se potencia por los tres factores mencionados: presencia de nutrientes en el agua (tanto en suspensión como disueltos); estancamiento, que favorece a su vez la precipitación de sedimentos al fondo del río y el calentamiento del agua; y el aumento de temperatura y horas de sol propio de estas fechas.

A los efectos naturales se suman también los provocados por el hombre. Pedro Luengo considera que es un tremendo error la eliminación de la vegetación de los márgenes del río, ya que la ribera natural hace de filtro que ayuda a depurar el agua y reduce esos nutrientes. También suponen un problema «los dragados innecesarios que eliminan gran cantidad de invertebrados, moluscos y microorganismos que se comen esos nutrientes depurando el agua», apunta el portavoz de Ecologistas en Acción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook