09 de junio de 2019
09.06.2019
La Opinión de Murcia
Social

Una app para salvar al sin techo en Murcia

Más de 40 personas han usado, desde enero, la aplicación móvil para avisar a la Fundación Jesús Abandonado de que habían visto a una persona sin hogar en la calle que necesitaba recibir ayuda

09.06.2019 | 04:00
Un joven hace la colada en la vía pública, empleando agua de una fuente, en las inmediaciones del Auditorio Víctor Villegas.

En las inmediaciones del Auditorio Víctor Villegas, en Murcia, un joven se vale de una fuente pública para hacer la colada. Después de remojar toda su ropa, la tiende al sol, también en la calle, y espera a que se seque para llevársela y marcharse del lugar. Se trata de una de las decenas de personas sin hogar que sobreviven a la itemperie en la Región. Desde los Servicios Sociales sospechan que lleva poco tiempo en el municipio y no conoce con qué ayudas puede contar para que su día a día se haga más llevadero.

«Por norma general, cuando alguien llega de fuera de la Región y llega a la ciudad, suele solicitar ayuda a los viandantes y éstos, por nuestra trayectoria, ya conocidos, suelen derivarles a nuestras instalaciones». Quien así se expresa es la responsable de área social de la Fundación Jesús Abandonado, May Penín, que subraya que «en la ciudad de Murcia existen dispositivos como nuestro equipo de calle, que sale todos los días y recorre la ciudad en busca de personas que no acceden a nuestros recursos e informándolas sobre ellos, e incluso interviniendo a nivel social con aquellas que tiene mayor resistencia a incorporarse a los servicios de manera normalizada».

«Desde enero, además, pusimos en manos de la sociedad un dispositivo de aviso para la ciudadanía», explica Penín. Sobre el funcionamiento de esta iniciativa, comenta que «a través de una App y usando la tecnología de Google Maps, de una manera fácil y rápida los vecinos pueden informarnos de una persona que se encuentre en la calle, las características, si va solo o acompañado, y el lugar donde se encuentra, y nuestro equipo de calle acude al sitio a realizar una visita y conocer a esta persona, y ver qué tipo de ayuda se le puede prestar».

El número de avisos recibidos a través de la app en la Fundación Jesús Abandonado, de enero a mayo, es de 42 avisos, sobre 39 personas diferentes.

Los desarrolladores de la aplicación son profesionales de la empresa murciana Estudios Integrales de Sistemas Informáticos (EISI), «a la cual estamos muy agradecidos por su colaboración, al gerente Joaquín Sandoval y a todo su equipo», dejan claro desde Jesús Abandonado.

La Fundación, que desarrolla su labor en la Región de Murcia junto con la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD), atiende alrededor de 4.000 personas distintas al año, que usan uno o varios de los recursos de la Fundación, indican desde esta organización.

Actualmente, la institución cuenta con 248 plazas de alojamiento, repartidas en 186 plazas en el Centro de Acogida, 36 en viviendas con apoyo y el programa Housing First (la vivienda, lo primero) y 26 más en la pensión social que gestiona la institución, precisa la misma fuente.

En servicios de higiene en 2018 se llevaron a cabo 50.151 servicios, desglosados en ducha y ropería (12.642), peluquería (660), lavandería (22.235) y apoyo por auxiliares para el aseo personal de las personas acogidas (10.449), lo que incluye el cortarse las uñas, afeitado, pañales, entre otros.

Lo que ocurre es que muchas personas aún no saben qué recursos tienen a su disposición en Murcia, ciudad que para ellas todavía es extraña. De ahí que no solo se vea a un joven lavando su ropa en una fuente junto al Auditorio: pasa lo mismo habitualmente en lugares como el Jardín Chino, frente a Cruz Roja, a plena luz del día. Cuando en la Fundación Rais hay lavadoras.

Desde Servicios Sociales apuntan que no se puede cuantificar cuántas personas hay durmiendo en la calle en Murcia, ya que el dato «cambia todos los días». «Nuestra misión es darles una ayuda, dársela a quien la necesita», insisten estos profesionales.

Un estudio del profesor Manuel Hernández Pedreño, coordinador del libro Exclusión Social en la Región de Murcia, detalla que en 2016 había en la capital murciana 575 personas en situación de exclusión, y que de ellas 39 ya estaban pernoctando al raso.

En cuanto al perfil del indigente, se trata de su mayoría de hombres (un 77% de ellos) extranjeros. En cuanto a las edades, el 25% tenían de 18 a 29 años, el 33,4% de 30 a 34, el 35% de 45 a 64 años y un 3,8% mayores de 65 años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook