07 de junio de 2019
07.06.2019
La Opinión de Murcia
Sucesos

Dos gorrillas la emprenden a golpes en plena calle en Vistabella

La Policía Local se moviliza al lugar, pero no detiene a nadie porque los implicados no quieren denunciarse

07.06.2019 | 12:44
Uno de los implicados, sentado en el suelo tras el suceso.

Como no quieren denunciarse, poco más puede hacer la Policía. Dos gorrillas se liaban a palos este viernes por la mañana en la barriada murciana de Vistabella. Aunque la agresión fue física, cuando los agentes llegaron al lugar, la calle Ángel Romero Elorriaga, los dos implicados en la pelea coincidieron en que no iban a presentar denuncia. Así lo confirman desde la Policía Local de Murcia.

En demasiados casos, los problemas con los gorrillas acaban en agresión física. Entre ellos y contra la autoridad. En otoño, agentes de la Policía Local de Murcia arrestaban a un gorrilla por lanzar un puñetazo a un agente que procedía a identificarle, indicaron fuentes policiales. Ocurría en la calle La Gloria de la capital murciana. Cuando los municipales se acercaron y le pidieron la documentación, se puso violento y llegó a arrear un golpe a uno de los policías. Éste logró esquivarlo. Entre dos municipales lograron reducir al gorrilla y arrestarlo. Fue procesado por atentar contra un agente de la autoridad.

Fuentes cercanas apuntaron que un aparcacoches sin papeles puede llegar a sacarse hasta 30 euros solo en una mañana. De las monedas que les da la gente, muchas veces, según coinciden vecinos consultados, porque tienen «miedo» de que les hagan algo a sus coches si no sueltan unas monedas.

Como la mendicidad no es una práctica ilegal (y, por tanto, no se puede sancionar), no les denuncian por pedir dinero. Tampoco por dirigirse a los conductores que aparcan, aunque les importunen. Los agentes denuncian a los gorrillas simplemente por estar en la carretera. Por norma, no pueden quedarse ocupando la calzada si hay una acera al lado.

Cuando se pilla a un gorrilla, primero se formula una denuncia por infracción a la normativa de tráfico. Se abre un acta y se insta a la persona denunciada a que se desplace por la acera. A la tercera vez que lo cazan, la denuncia cambia: como no está haciendo caso a lo que le manda la Policía Local, se formula una denuncia por desobediencia.

Las sanciones a quien se denuncia por infringir la ley de tráfico ascienden a 80 euros. Mientras, quien es multado por desobediencia pagaría mínimo 601 euros, tal y como recuerdan desde la Policía Municipal. En el caso de los gorrillas, la mayoría se declara insolvente. Nunca pagan.

Estas personas suelen preferir zonas en las que hay mucha afluencia de vehículos y, sobre todo, un flujo. Que los conductores entren y salgan constantemente Se les suele ver, por ejemplo, en la zona de San Esteban, frente a la sede del Gobierno regional, o en Isaac Albéniz, más concretamente en la plaza del Rocío. También en El Palmar, en especial en la zona del Hospital Virgen de la Arrixaca.

Según datos facilitados por la Policía, las nacionalidades más repetidas entre los aparcacoches sin papeles son subsaharianos, marroquíes y argelinos. También se ha localizado a gente del Este de Europa y algún español.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook