06 de junio de 2019
06.06.2019
La Opinión de Murcia
Trabajos

Arrancan las obras de consolidación de la Fábrica de la Pólvora

Comienza la instalación de andamios para reforzar la fachada y cubiertas - Los trabajos están siendo supervisados por la arqueóloga municipal

05.06.2019 | 20:46
Andamios instalados ayer en la fachada de la Fábrica de la Pólvora.

Los andamios ya han comenzado a tomar la antigua Fábrica de la Pólvora de Murcia para intentar consolidar el edificio principal tras los derrumbes que ha sufrido en los últimos meses. El equipo contratado por el dueño del solar, el empresario murciano Tomás Olivo, ya está sobre el terreno para comenzar los trabajos en el entorno de este emblemático edificio del siglo XVII y que cuenta con la protección del PECHA (Plan Especial del Centro Histórico de Murcia).

Tras las lluvias registradas en los últimos días de abril y primeros de mayo las cubiertas de la Real Fábrica de la Pólvora de Murcia se vinieron abajo, lo que provocó cierta alerta entre los vecinos al producirse también la caída de varios cascotes de la fachada principal hacia la zona peatonal. Estos incidentes hicieron que Urbanismo llevara a cabo hace unas semanas una revisión de urgencia a través de los técnicos de Disciplina Urbanística para comprobar el estado del inmueble y determinar si necesitaba alguna actuación inmediata.

Así ha sido y por ello estos días se están iniciando las obras de consolidación del edificio principal de la Fábrica de la Pólvora «para evitar que haya algún tipo de desprendimiento o que pueda caer algún cascote hacia el espacio peatonal», explican a LA OPINIÓN desde el despacho Clavel Arquitectos, responsables del proyecto de edificiación que llevará a cabo Tomás Olivo en este céntrico terreno de la ciudad de Murcia. No obstante, insisten en que estas obras no tienen nada que ver con el proyecto urbanístico que se desarrollará más adelante, ya que ahora «sólo se trata de consolidar» el edificio.

Este inmueble da para las calles Acisclo Díaz y Pasos de Santiago y fue construido por una real orden de Felipe IV en 1637, convirtiéndose en una fábrica que suministró munición a los guerrilleros que luchaban contra los franceses en la Guerra de la Independencia. El concejal de Urbanismo, Medio Ambiente, Agua y Huerta, Antonio Navarro Corchón, señala que primero se hizo una actuación de limpieza interna, «pero para actuar sobre la cubierta se ha tenido que contar con la arqueóloga municipal, que es quien está supervisando todos los trabajos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook