16 de mayo de 2019
16.05.2019
Polémica

Cirujanos de la Arrixaca ratifican su denuncia por las demoras en Fiscalía

Los médicos presentan al Ministerio Público documentación para respaldar su versión e insisten en que más de una decena de pacientes han fallecido esperando a ser intervenidos de corazón

15.05.2019 | 19:25
Cirujanos durante una intervención en una imagen de archivo.

Los cirujanos cardiovasculares del Hospital Virgen de la Arrixaca José María Parra y Víctor Glenn ratificaron ayer en Fiscalía su denuncia sobre el fallecimiento de pacientes que se encontraban en lista de espera para ser intervenidos del corazón y a los que no se les citó a tiempo para pasar por el quirófano. Los especialistas se han ratificado en sus afirmaciones y mantienen que han sido 13 los pacientes que han fallecido en esta situación debido a las demoras que existen en el servicio de Cirugía Cardíaca del centro hospitalario de El Palmar.

Glenn ha manifestado a Onda Regional que han denunciado el caso «cuando hemos sido conscientes de la mortalidad excesiva que había en la lista de espera, como cualquier ciudadano normal hubiera hecho». Sin embargo, existen dudas sobre si hay dobles intenciones detrás de esta actuación, ya que ambos cirujanos fueron investigados tras una denuncia por acoso laboral que no quedó demostrado y han sido apartados del servicio asistencial «por causas graves» tras una investigación, tal y como señalan desde el Servicio Murciano de Salud (SMS).

Los facultativos han llegado a presentar ante el Ministerio Público documentación para acreditar sus denuncias y niegan que, aunque coincide en el tiempo, esta denuncia tenga algo que ver con la investigación que abrió el SMS sobre sus tareas profesionales.

Desde el Servicio Murciano de Salud apelan a la «cautela y la responsabilidad» en torno a este asunto y recuerda que los denunciantes están apartados del servicio desde hace meses, a consecuencia de un expediente disciplinario, derivado de una investigación por causas graves, «que los demandantes han tratado de frenar en todo momento». Además, insisten en que estos cirujanos cardíacos «no están suspendidos de empleo y sueldo, sino apartados del servicio asistencial».

Ambos interpusieron una demanda de acoso laboral dentro del servicio, pero los inspectores concluyeron que no había tal acoso «pero, en cambio, sí identificaron problemas e irregularidades en el trabajo de estos profesionales, por lo que antes de tener el informe definitivo, los inspectores solicitaron que el SMS adoptara medidas preventivas cautelares de suspensión».

La Administración regional mantiene que «desde la Consejería y el Servicio Murciano de Salud la colaboración con el Ministerio Fiscal, llegado el caso, va a ser máxima, en aras a esclarecer este asunto, que está generando un importante malestar en el servicio de Cirugía Cardíaca y en el conjunto del Servicio Murciano de Salud, donde todos los profesionales están trabajando para ofrecer la asistencia sanitaria con seguridad y calidad para los pacientes».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook