14 de mayo de 2019
14.05.2019
Desperfectos

Daños en el Centro Cultural de Espinardo obligan a limitar el aforo

Los responsables reducen a 30 personas la asistencia máxima permitida a las actividades que se desarrollan en la planta superior al aparecer grietas en el techo del inmueble

13.05.2019 | 19:51
El Centro Cultural y Social de Espinardo ha limitado el aforo a las actividades que se desarrollan en su planta superior.

Los años están pasando factura al Centro Cultural y Social de la pedanía de Espinardo, unas instalaciones con varias décadas a sus espaldas y en las que sus responsables han tenido que tomar la decisión de limitar el aforo de asistentes para evitar que la estructura sufra con el peso más de lo recomendado y hasta que los técnicos municipales hagan un estudio en profundidad.

La pasada semana la coordinadora del Centro Cultural de Espinardo, Rosa María Franco, hizo una nota informativa dirigida a los colectivos y usuarios de las instalaciones para comunicarles que debido a la antigüedad y las grietas aparecidas en los falsos techos de este inmueble han decidido que se lleve a cabo un estudio técnico del edificio. Sin embargo, mientras que este análisis no se realiza, como precaución, han decidido reducir el número de personas que asisten a las actividades que se llevan a cabo en la planta alta del inmueble, ya que debido a las vibraciones y el movimiento las grietas van aumentando.

Así, se limitará el aforo en estas salas a 30 personas, afectando también al tipo de actividad que se lleva a cabo en cada una de ellas.

«Hasta la realización de dicho estudio técnico y de forma cautelar, realizaremos en la primera planta del edificio actividades que no supongan una afluencia de público numerosa, como indican las recomendaciones previas del informe técnico inicial», señala la nota informativa que se ha distribuido.

Rosa María Franco explica a LA OPINIÓN que el edificio consta de dos plantas, «en la parte baja no hay problema, pero en la superior es donde hay que tener mayor precaución, ya que el movimiento afecta al techo».

En este caso, la coordinadora del Centro Cultural de Espinardo asegura que en algunas zonas se ha hecho una primera revisión por parte de los técnicos municipales, ya que hay espacios en los que aún existe el techo de escayola fija original, mientras que en otras salas o dependencias se ha cambiado paulatinamente por placas desmontables. En la planta alta, que es donde se ha limitado la asistencia de personas, hay siete aulas, una sala de exposiciones y un salón de actos con capacidad para 70 personas, salón cuyo aforo se ha reducido también a la mitad para mitigar el efecto del peso.

En estas dependencias se llevan a cabo actividades de ocio y tiempo libre, así como formativas, también hay conferencias, encuentros y actuaciones escénicas de pequeño formato. Siendo el aforo máximo de 70 personas.

En el Centro Cultural y Social de Espinardo tienen su sede el centro de la mujer, el centro de mayores y las asociaciones vecinales y distintos colectivos de Espinardo. Hasta hace poco también acogía la biblioteca, aunque esta se ha trasladado a otro edificio liberando espacio para los voluntarios y profesionales de la Coordinadora de Barrios, Caritas y Servicios Sociales. «Lo cierto es que al ser el único centro que hay tiene mucha actividad», explica Franco, quien reconoce que prefiere pecar de cauta y limitar el aforo a tener que lamentar cualquier incidente en las instalaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas