13 de mayo de 2019
13.05.2019
Sanidad

Casi 10.000 sueños de ser enfermeros en la pública

Un total de 9.957 opositores tenían una cita en las pruebas ayer para una plaza en la OPE del Servicio Murciano de Salud

12.05.2019 | 21:37
El Campus de la Merced era una de las sedes en las que se examinaron ayer cientos de aspirantes.

Un total de 9.957 candidatos estaban convocados ayer al examen para optar a una de las 1.235 plazas ofertadas por el Servicio Murciano de Salud (SMS), en la categoría de Diplomado Sanitario no Especialista, en la opción de Enfermería. De esta manera, en esta nueva prueba competían ocho opositores por plaza, mientras que en la anterior había 32 por plaza.

Casi 10.000 opositores que se repartieron en 10 sedes de la Universidad de Murcia. Se habilitaron 144 aulas, que eran un hervidero de nervios y apuntes los minutos previos al inicio de las pruebas, que comenzaron a las 11.00 horas, tras unos llamamientos que se realizaron sin retrasos.

Así, del total de candidatos que se postulaban, 9.833 aspiraban a obtener una de las 1.208 plazas convocadas para el turno libre y 124 opositores para las 27 de promoción interna.

Fue un examen que los enfermeros calificaban de «un nivel muy alto» al salir de las aulas. En esta misma línea se expresaba a esta Redacción la academia Aulaplus, que valoraba el examen como «especialmente duro». Así, explicaban que «a nivel nacional la sensación generalizada ha sido de oposiciones asequibles, excepto en Murcia dónde la sensación ha sido desoladora».

Casi 10.000 personas luchaban ayer por una de esas 1.235 plazas, una de las convocatorias más numerosas de la actual OPE. 125 preguntas tipo test les separaban de sus sueños. Casi 10.000 historias diferentes que buscaban el mismo fin: una plaza en el Servicio Murciano de Salud y poder ejercer la profesión en la sanidad pública.

Una de esas historias es la de Isabel Muñoz, una joven enfermera natural de Fuente Álamo que trabaja en Reino Unido desde 2015 ante la imposibilidad de ejercer su profesión en la Región, y volvió durante unos días a casa expresamente para poder hacer el examen ayer. Voló desde Londres al aeropuerto de Corvera el viernes por la noche. Desde septiembre de 2016 trabaja en el quirófano de un hospital en el NHS, el sistema público de salud británico, donde es funcionaria. «Pero quiero serlo en mi país», admite. Hoy, a la espera de resultados, vuelve a su ciudad de residencia y regresará al hospital para ejercer la profesión que le apasiona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook