13 de mayo de 2019
13.05.2019
La Opinión de Murcia
Justicia

El SMS indemniza a un joven con 1,7 millones por dejarlo en silla de ruedas

Ni el médico de su centro de salud ni los facultativos del Reina Sofía que le trataron le detectaron un tumor benigno en la columna

12.05.2019 | 21:37
El SMS indemniza a un joven con 1,7 millones por dejarlo en silla de ruedas

El Servicio Murciano de Salud deberá pagar 1,7 millones de euros a un joven como indemnización por el retraso en el diagnótico de un tumor benigno que le ha dejado, de por vida, en una silla de ruedas. Así lo recoge una sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Majadahonda, que condena a la aseguradora del Servicio Murciano de Salud a que indemnice al joven y a sus padres por los graves daños que padece el chico, que lo hacen dependiente, como consecuencia de una mala praxis médica. La sentencia es firme y la cantidad abonada por Mapfre asciende a 1.713.000 euros.

El caso, llevado por Ignacio Martínez, abogado de la Asociación el Defensor del Paciente, se remonta a marzo de 2013, cuando el menor, de 13 años de edad en aquel momento y residente en Murcia, acudió junto a su madre a su médico de Atención Primaria quejándose de dolor de espalda que no cedía con analgésicos e insomnio de más de un año de evolución. Ante esta clínica recurrente, el tratamiento se limitó a farmacológico y una telemetría que finalmente no se le realizó. El menor llegó a acudir hasta en varias ocasiones más al servicio de urgencias del Hospital Reina Sofía y a su médico en el Centro de Salud de Puente Tocinos. En todas ellas se obviaron los antecedentes patólogos del joven y los signos que ya orientaban a la posibilidad de un cuadro patológico grave, y que obligaban a los facultativos a indagar y a filiar el origen de ese dolor. Los protocolos médicos indican que una resonancia magnética es la prueba que debería realizarse en estos casos, pero no se realizó y, según indica la sentencia, ello contribuyó a «volver a errar en el diagnóstico, achacando el dolor a una escoliosis tras una radiografía».

En octubre de 2014 el menor fue derivado al servicio de traumatología, que propuso 18 sesiones de rehabilitación que tuvo que dejar tras la séptima «por el dolor que le provocaban». Este déficit asistencial provocó que no se le detectase a tiempo un tumor medular benigno en la espalda que finalmente sangró, provocándole «importantísimas secuelas a nivel medular que, entre otros daños, lo han confinado a una silla de ruedas para el resto de su vida».

A lo largo de casi dos años (de marzo de 2013 a enero de 2015), el menor acudió junto a sus padres en siete ocasiones a los servicios médicos con los mismos síntomas. Fue en la octava cuando se tuvo que realizar una operación de emergencia, tras identificar el tumor que, de haberse tratado a tiempo, no le habría provocado las graves secuelas que, ahora, son irreversibles.

El Defensor del Paciente celebra la indemnización

El Defensor del Paciente califica este caso como «trágico» ya que de haber sido diagnosticado antes, «hubiera conllevado la completa curación del chico». La presidenta de la asociación, Carmen Flores, celebraba que los tribunales permitan que «se indemnice tan grave daño con un dinero con el que el joven podrá afrontar con los debidos medios su futuro», aunque lamenta «lo caro» que resultará: «una resonancia magnética a tiempo hubiera supuesto una pequeño gasto a la sanidad pública». 
 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook