03 de mayo de 2019
03.05.2019
La Opinión de Murcia
Verano

Comienzan a revisar 700 árboles ante el riesgo de caída por el calor

Una jacaranda de la plaza Santa Catalina tuvo que ser talada debido a que presentaba una podredumbre y suponía "un potencial peligro"

02.05.2019 | 18:39
Comienzan a revisar 700 árboles ante el riesgo de caída por el calor

Ante el temor de los efectos que puedan ocasionar en los árboles las olas de calor que sufra el municipio este verano y, sobre todo, en aquellos de grandes dimensiones, el Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Murcia ha comenzado una revisión pormenorizada de más de 700 ejemplares en toda Murcia. Precisamente el pasado martes los técnicos del servicio de parques tuvieron que talar una jacaranda de la plaza Santa Catalina de Murcia debido a que se había detectado una pudrición en el centro del tronco.

«La podredumbre se sumó a que este árbol tenía una inclinación de más de 45 grados, por lo que se consideró prioritario, primando siempre la seguridad de los murcianos como elemento clave, sustituir el ejemplar por otra jacaranda, como así se realizó en la misma tarde del pasado martes», según explicó ayer el Consistorio a este periódico. Por su parte, desde el servicio de parques se alertó de que el estado de este árbol ubicado en la céntrica plaza murciana suponía «un potencial peligro, por lo que se ha retirado por seguridad».

Desde el Ayuntamiento apuntan a que «estas inspecciones las llevan a cabo especialistas externos y técnicos municipales, que prestan especial atención a las olas de calor que sufre el municipio, ya que las altas temperaturas afectan a los árboles, en concreto, a los ficus por su gran dimensión».

Poda de palmeras

Con la llegada de las altas temperaturas ha comenzado ya la poda de las palmeras en el municipio. Se van a eliminar las palmas secas, así como los frutos que puedan caer a la vía pública de cerca de 20.000 ejemplares repartidos entre la ciudad y pedanías. Además se están realizando «batidas diarias por los jardines para revisar de forma visual el estado de los ejemplares, aunque la labor técnica de altura se realiza cada seis meses aproximadamente». Hay 70 sensores instalados en diferentes ficus que aumentan los controles de seguridad informando de la humedad en el entorno del árbol, de la temperatura, del riego, de la humedad del suelo, así como la foliar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook