10 de abril de 2019
10.04.2019
La Opinión de Murcia
Justicia

Viola la orden de alejamiento de su expareja horas después de ser impuesta

El acusado asegura que fue al bar en el que estaba su ex porque se había dejado el móvil cargando y no lo había cogido al irse

10.04.2019 | 10:11
Viola la orden de alejamiento de su expareja horas después de ser impuesta

La Audiencia Provincial de Murcia ha desestimado el recurso presentado por un hombre contra el auto de un juzgado de Instrucción de Caravaca de la Cruz que, en febrero pasado, violó la orden de alejamiento de su expareja apenas una horas después de haber sido dictada.

Las diligencias abiertas contra el mismo recogen también su presunta participación en los daños producidos en el coche del nuevo novio de aquella.

En el recurso en el que pidió que se dejara sin efecto el auto de prisión provisional comunicada y sin fianza, este hombre alegó que volvió al bar, en el que se encontraba su antigua compañera, porque había dejado cargando el teléfono móvil y se había olvidado de recogerlo antes de irse.

En cuanto al riesgo de fuga, alegó que no existía, ya que tiene domicilio conocido, para añadir que tampoco existía el peligro de que pudiera volver a cometer delito alguno.

La Audiencia, en la resolución que desestima su recurso, dice que el juzgado de Instrucción, cuando acordó la medida de ingreso en prisión, lo hizo por la amplitud de indicios existentes en la causa contra él.

Y añade que esos indicios apuntan a que, presuntamente, pudo cometer su acción también para vengarse del nuevo acompañante de su expareja.

Y añade que "la presunta acción delictiva atribuida al investigado guardaría relación con la víctima frente a la que se dictó horas antes la orden de protección, por lo que se trataría de bienes jurídicos personales de aquella que se verían supuestamente afectados y que son expresivos de un riesgo de no asunción de ese tipo de medida protectora".

El auto concluye que tampoco se puede olvidar que el apelante tiene un antecedente penal vigente, por violencia de género.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook