10 de abril de 2019
10.04.2019
La Opinión de Murcia
Tráfico

Los vecinos de Espinardo se plantan ante la inseguridad vial

Convocan concentraciones todos los jueves para pedir la instalación de resaltos

09.04.2019 | 19:34
Estado en el que quedó uno de los coches en el accidente del pasado viernes en Espinardo.

El Ayuntamiento dice que los técnicos no los aconsejan

Los vecinos de Espinardo han decidido plantarse ante los problemas de seguridad vial que sufren en la zona de la calle Catedrático José Meseguer ante los continuos accidentes que se producen. La gota que ha colmado el vaso fue un siniestro ocurrido el pasado viernes, 5 de abril, y en el que se vieron implicados siete vehículos. El causante fue un joven conductor que se dio a la fuga y que dejó herida a una madre y a su bebé que circulaban en otro vehículo, un impacto que arrancó la rueda del coche y le produjo graves daños.

Ante esta situación, la Asociación de Vecinos de Espinardo ha expresado su malestar «ante la negativa del Ayuntamiento de Murcia de buscar una solución a los problemas de tráfico de esta calle» y ha convocado concentraciones todos los jueves de 19.00 a 20.00 horas en el entorno de este vial a partir del próximo 25 de abril.

El presidente de la Asociación de Vecinos de Espinardo, José Antonio García, explica que esta calle «es una zona de paso para salir del barrio del Espíritu Santo de Espinardo, una calle muy transitada en la que en ocasiones se va a más velocidad de la permitida». Por ello, solicita que se instalen resaltos o que se tome alguna otra medida para reducir los accidentes en la zona.

Desde el Ayuntamiento de Murcia responden a los vecinos que «la seguridad en el tráfico no es una cuestión política, sino técnica, y deben prevalecer las indicaciones de los servicios municipales en cuanto a las medidas que se deben adoptar». La concejala de Tráfico, Seguridad y Protección Ciudadana, Lola Sánchez, señala que el informe elaborado por los técnicos establece que el tráfico en dicha calle no es muy intenso y existen señales de limitación de velocidad, así como espejo que permite la incorporación segura a la vía que, por sus dimensiones, no se presta a correr.

Por otra parte, consideran que no es viable la instalación de resaltos puesto que podrían afectar al tráfico de otras calles colindantes. Además, al encontrarse la calzada en una zona inundable, podría favorecer el estancamiento de las aguas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook