07 de abril de 2019
07.04.2019
La Opinión de Murcia
Drogas

La Paz, una 'industria' de la marihuana

Un informe interno de la compañía de distribución alerta de un "incremento desorbitado" de la demanda eléctrica en el barrio por la "existencia de actividad industrial en el interior de los edificios de viviendas"

06.04.2019 | 21:52

El consumo eléctrico en el barrio murciano de La Paz es similar a la demanda que puede tener una gran industria. Así lo refleja un informe interno de la compañía de distribución eléctrica del pasado mes de febrero al que ha tenido acceso LA OPINIÓN y en el que se pone de relieve el gran problema que existe en esta zona del municipio por las plantaciones de marihuana que hay en varios bloques de viviendas, lo que ocasiona numerosos problemas al resto de vecinos, quienes sufren cortes de luz constantes pese al refuerzo de la línea que ha hecho Iberdrola en el último año.

En el informe, en el que llegan a detallarse las viviendas que están 'enganchadas' de forma ilegal a la red, se pone de relieve que desde el inicio del año 2018 se han realizado en La Paz numerosas intervenciones de urgencia sobre la red de distribución eléctrica.

Ante esta situación se hace referencia a que las urgencias que se han atendido han sido motivadas por circunstancias atípicas que nada tienen que ver con un régimen normal de operación o explotación de la instalación eléctrica.

Iberdrola Distribución explica que «de manera reiterada y motivado por un incremento desorbitado en la demanda eléctrica, cuya única justificación es la existencia de actividad industrial en el interior de edificios destinados a viviendas (existencia de una o varias tomas directas ilegales y sin contrato), se han originado numerosos episodios de fusibles de protección fundidos por sobrecarga de la instalación».

Esta situación no es nueva, ya que el problema de enganches ilegales a la luz en el barrio de La Paz es uno de los caballos de batalla que llevan los vecinos desde hace años entre manos, molestias contra las que se han quejado en numerosas ocasiones, llegando a salir a la calle a protestar y pidiendo al Ayuntamiento de Murcia y a la Delegación del Gobierno que se tomen medidas contundentes.

El informe de la distribuidora eléctrica mantiene que esta situación origina un riesgo inminente y continuado de seguridad para los vecinos de la zona, debido al riesgo de incendio de los elementos que forman la centralización eléctrica (cables y dispositivos de protección y corte) y la posible afección al resto de estancias y habitáculos de los bloques y direcciones señaladas en este informe.

El riesgo aumenta en 2019

Los trabajos que se han desarrollado por parte de la empresa en el último año parecen haber servido de poco, ya que «este riesgo se ha incrementado de manera relevante en 2019, al haberse constatado un incremento en la demanda de energía defraudada». Una muestra de esta situación es que el pasado 14 de febrero se produjo un fallo en el interruptor general de una de las centralizaciones, estando a punto de comenzar a arder. De ahí que exista un riesgo grave de incendio en algunos de los bloques.

Ante esta realidad, la Delegación del Gobierno de Murcia acogió una reunión en febrero presidida por el actual delegado, Francisco Jiménez (entonces secretario de la Delegación) y en la que los tres agentes implicados: Fuerzas de Seguridad, Ayuntamiento de Murcia junto a los vecinos y los representantes de la empresa Iberdrola trataron de poner sobre la mesa posibles soluciones para resolver la situación de los enganches ilegales. En aquel momento, Delegación del Gobierno anunció que se tomarían medidas ante los apagones de luz en La Paz, ocasionados por las plantaciones ilegales de marihuana.

Sin embargo, un mes y medio después la concejala de Infraestructuras, Obras y Servicios Públicos del Consistorio murciano, Rebeca Pérez, duda sobre si se ha llegado a tomar alguna medida y afirma que «lo cierto y verdad es que la situación persiste con cortes de suministro, el peligro de incendio y el malestar de los vecinos».

«Desconocemos qué medidas ha tomado Delegación, si es que realmente y tal como anunció las ha llevado a cabo, pero lo cierto es que los problemas persisten y a este Ayuntamiento y a la comercializadora a día de hoy no se ha comunicado ninguna acción a llevar a cabo, tal y como se habló en aquella reunión de forma coordinada, lo que hace aumentar nuestra preocupación», explica la concejala responsable.

La propia compañía Iberdrola Distribución indica en su informe que el mantenimiento realizado y las reparaciones no pueden eliminar el riesgo de incendio «al haber instalaciones sin contrato (propias de pequeñas industrias y muy probablemente plantaciones de sustancias estupefacientes) que conectan directamente con la red de distribución que da suministro normal a viviendas particulares, que sí disponen de contrato en vigor, y a las cuales estamos obligados a garantizar el suministro como empresa distribuidora».


Mejora en la red

A final del pasado año 2018 el Ayuntamiento de Murcia mantuvo reuniones con responsables de Iberdrola para que la empresa llevara a cabo diversas actuaciones para evitar los cortes de luz que afectan de forma significativa a los vecinos que viven en las más 1.500 viviendas del barrio de La Paz.

Por ello, la compañía hizo un nuevo reparto de cargas con el que minimizar los problemas de los vecinos y evitar nuevos cortes de luz. La primera intervención se llevó a cabo es en el Centro de Transformación de la zona (Chaconsa), con un nuevo tramo de red y la segunda en la línea 2, entre otro Centro de Transformación de la zona (Maluquer), con un nuevo tramo de red con más de 60 metros. Estas dos actuaciones permitieron separar las líneas por zonas y disminuir el grado de carga de cada línea eléctrica.

Estas dos líneas de actuación se basaron en las últimas incidencias, que aumentaron a partir de finales del mes de noviembre. En enero del pasado año Iberdrola realizó una batería de inversiones en el barrio que supera los 25.000 euros para reforzar las líneas y reponer fusibles, actuando y retomando el suministro en 1 o 2 horas desde la caída del mismo. Además, aseguraron que la potencia y la infraestructura existente era adecuada.

Un año después los enganches fraudulentos han ido en aumento, lo que ha hecho que desde la Administración se exija mano dura para acabar con los cortes de luz en el barrio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook