28 de marzo de 2019
28.03.2019
La Opinión de Murcia
Justicia

Los acusados de manipular una ruleta en Torreagüera dicen que los obligó el dueño del local

El propietario del salón de juegos asegura que no tenía ninguna necesidad de compincharse con ellos porque, aunque tiene una hipoteca, puede pedir ayuda a su familia si lo necesita

28.03.2019 | 16:47
Los acusados de manipular una ruleta en Torreagüera dicen que los obligó el dueño del local

Dos de los tres acusados de manipular la ruleta de un salón de juegos ubicado en la pedanía murciana de Torreagüera, con la que se habrían obtenido presuntamente premios por 46.000 euros, han señalado a un tercer acusado, el dueño del local, como quien les pidió que lo hicieran en su nombre.

Según han dicho este jueves en la primera sesión del juicio que se celebra contra ellos en la Audiencia Provincial de Murcia, les dijo que era para solucionar los problemas económicos por los que atravesaba.

La Fiscalía pide una condena de tres años de prisión para cada uno de ellos como autores de un delito de estafa.

El dueño ha negado toda relación con los hechos que se le imputan e indicado que aunque tenía una hipoteca, no tenía dificultades económicas, ya que de haberlo necesitado, podía recurrir a su familia.

Ha explicado que hacia diciembre de 2015 vio que la máquina daba más premios de lo habitual, por lo que avisó a la empresa de recreativos propietaria para alertarla de ello.

Ha señalado que jamás dio dinero a los otros dos acusados para que jugaran a la ruleta en su nombre.

Uno de estos ha dicho que el dueño le propuso manipular la máquina, para lo que se provocaban cortes de luz para conseguir premios con dinero para apostar que este le daba, con lo que aquel se limitó a hacerle un favor para que este pudiera pagar deudas, como le había pedido.

El tercer acusado ha mantenido una versión muy semejante al explicar que el dueño le dio dinero para apostar en la ruleta y lo hizo también con otras personas para que jugaran en su nombre.

El representante legal de la firma dueña de la máquina y varios de sus empleados han manifestado que comenzaron a sospechar de la manipulación al observar los continuos premios que daba.

Pese a que son aleatorios, los datos estadísticos apuntaban a que no era posible que quienes jugaban pudieran conseguirlos con tanta frecuencia.

La vista oral continuará el 11 de abril con la declaración de otros testigos y con el resto de las pruebas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook