15 de marzo de 2019
15.03.2019
Patrimonio

Los arqueólogos volverán en abril a Monteagudo tras tres meses de parón

La Comunidad Autónoma concede 30.000 euros de subvención al equipo liderado por el arqueólogo Julio Navarro para que retome la excavación en la almunia del Rey Lobo, en el entorno del Castillejo

14.03.2019 | 20:55
Estado que presenta la zona en la que estuvieron trabajando los arqueólogos entre los meses de agosto y diciembre.

Arqueólogos y estudiantes volverán a trabajar sobre el terreno el próximo mes de abril en Monteagudo para sacar a la luz los restos de la que fue la almunia o finca de recreo del Rey Lobo, Ibn Mardanish, en la Murcia del siglo XII. El entorno presenta un aparente estado de abandono tras el parón de tres meses que se ha producido en los trabajos que ha liderado el arqueólogo y científico titular del CSIC Julio Navarro, adscrito a la Escuela de Estudios Árabes de Granada, ya que matorrales y broza han comenzado a tomar parte de este espacio, lo que ha despertado inquietud entre los vecinos de la pedanía murciana, quienes temen que no se continúe con el proyecto.

El concejal de Pedanías, Participación y Descentralización, Marco Antonio Fernández, asegura que el proyecto no se ha abandonado y que, es más, arrancará de nuevo en las próximas semanas con la segunda fase de la excavación y Julio Navarro al frente. El edil aclara que el arqueólogo principal se ha tomado un tiempo para preparar una exposición que inaugurará en breve en el Palacio de San Esteban, «pero inmediatamente se incoporará para retomar las excavaciones acompañado de estudiantes voluntarios de la universidad, como ocurrió en la primera fase del proyecto». Fernández insiste en la importancia de que la Comunidad también se implique en las excavaciones con una aportación económica, lo que, según Julio Navarro, será lo que les permita seguir trabajando en la zona a partir de la segunda quincena de abril.

«Estaremos en la almunia, espacios paladinos, jardines pertenecientes a las élites musulmanas que servían de segunda residencia y que estaban asociados al complejo agrícola y la zona de caza», explica el investigador principal, que al mismo tiempo asegura que el proyecto «tiene una inmensidad tremenda y lo que hemos hecho hasta el momento es prácticamente nada, ya que acabamos de empezar. Tenemos la posibilidad de excavar las albercas, pabellones, hay muchísima información que podremos sacar a la luz». Navarro también insiste en que la promesa del Ayuntamiento de colaborar aún no se ha materializado ni cuantificado, por lo que espera que no se alargue en el tiempo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook