11 de marzo de 2019
11.03.2019
Pregón

La Semana Santa ya suena en Murcia

Teodoro García, acompañado por el guitarrista Carlos Piñana y el percursionista Miguel Ángel Orengo, recordó sus tradiciones familiares y resaltó la importancia de la música en su pregón en el Teatro Romea

11.03.2019 | 04:00
La Semana Santa ya suena en Murcia
Un momento de la intervención de García, con Piñana al fondo
La Semana Santa ya suena en Murcia

La Semana Santa ya se siente en Murcia. Y lo hace a través de la actividad de sus cofradías, del olor a incienso y de los colores de la primavera. Pero también a través de la música. Ayer, con un sol cálido que caía sobre la capital del Segura, los tambores de los Coloraos sonaron en la Plaza del Romea. Decenas de personas se iban acercando al emblemático teatro y escuchaban los característicos sonidos procesionales antes de acceder a su interior: era la llamada que anunciaba el pregón de la Semana Santa.

Y, sobre todo, un preámbulo de lo que esperaba a los asistentes: fe y tradición, pero también mucha música. Al subir el telón, los coloraos siguieron interpretando sus toques de tambor. Al marcharse, se podía ver a un lado del escenario dos de sus carros bocina y un tambor. En el otro extremo, dos asientos vacíos: los que ocuparon, minutos después, el guitarrista Carlos Piñana y el percusionista Miguel Ángel Orengo.

También hubo innovación. El pregón de este año marcaba un hito en cuanto a accesibilidad. Era el primero completamente adaptado para personas con discapacidad auditiva, a través de una pantalla y una intérprete de lenguaje de signos que tradujo cada palabra.

El presidente del Cabildo Superior de Cofradías, Ramón Sánchez Parra, fue el encargado de presentar al pregonero de este año, el secretario general del Partido Popular, Teodoro García. El más joven pregonero que ha anunciado la llegada de la Semana Santa a Murcia, con 34 años, centró sus palabras en la tradición, la fe y la música, e hizo un recorrido por la ciudad durante cada una de las jornadas de la Semana de Pasión.

El pregonero comenzó su intervención haciendo gala de sus fuertes creencias cristianas y recordando las funciones que tenía tradicionalmente, un pregonero: «Era el responsable de dar a conocer las nuevas al pueblo. Recorría sendas y caminos, plazas y villas anunciando al gentío congregado las nuevas que se avecinaban», remarcó antes de dedicarle unas palabras a su predecesora en 2018, la periodista Encarna Talavera, presente entre el público.

Los recuerdos de sus vivencias de infancia y juventud, así como las costumbres con las que viven los murcianos su Semana Santa, estuvieron presentes durante la hora que duró el pregón. Sesenta minutos de fe y tradición, en los que García desmenuzó el día a día de Murcia durante los días de Pasión, desde la mañana del Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección. La música no solo estuvo presente en las manos de Piñana y Orengo, sino también en las palabras de Teodoro García.

Y es que, ha participado en numerosas procesiones como clarinetista a lo largo de los años. También recordó sus vivencias como nazareno y como estante. Todo ello, acompañado de grabaciones de marchas como Mater Mea, de Ricardo Dorado, o La Madrugá, de Abel Moreno. «Nada es comparable a participar poniendo sonido a las frías noches de la primavera murciana», aseguró el pregonero, que terminó su intervención girándose hacia la imagen proyectada de la Virgen de la Amargura para recitarle unos versos de espaldas al público.

La medalla del Congreso

Tras los aplausos de un público entregado que se puso al completo en pie, llegó el momento de los reconocimientos y distinciones. No solo para el pregonero, sino también para los músicos que lo habían acompañado. La sorpresa llegó cuando García entregó su medalla de la actual legislatura del Congreso de los Diputados al Cabildo de Cofradías, como una muestra de agradecimiento por haber sido nombrado pregonero. «He cumplido uno de mis más profundos sueños», reconoció.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook