01 de marzo de 2019
01.03.2019
Tribunales

El acusado del crimen de Puente Tocinos dice ante la jueza que la víctima se clavó su propio cuchillo

Ante la Policía confesó que fue él quien lo hizo porque le debía 90.000 euros

28.02.2019 | 23:21
El detenido confiesa que estuvo discutiendo con la víctima fuera del bar.

La titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Murcia, en funciones de guardia, acordó ayer por la tarde enviar a prisión provisional al acusado de matar a un hombre en la pedanía de Puente Tocinos el pasado martes, cuando ambas personas estaban tomando unos refrescos en un bar de la localidad. El detenido ha declarado este jueves, acusado de homicidio, tras haber asestado, presuntamente, una puñalada en el cuello a la víctima. Durante su declaración, R. S., nacido en Rusia, con nacionalidad armenia y residente en Almansa (Albacete), alegó que en «ningún momento tuvo intención de matar» a la víctima. El acusado explicó ante la jueza que el fallecido portaba un cuchillo tipo machete en la cintura del pantalón y que cuando este se agachó para recoger un «mechero o un cigarro» del suelo, el acusado intentó quitárselo para preguntar por qué lo llevaba, momento en el que, al incorporarse la víctima, se cortó con en él en el cuello, provocando una herida profunda que afectó a la vena yugular.

Esta versión que aportó ayer en el juzgado el detenido no concuerda con la que ofreció ante los agentes de la Policía Nacional el día del crimen, ya que el acusado manifestó entonces que el fallecido le debía 90.000 euros, una deuda pendiente desde hace años, por lo que decidió coger un cuchillo y clavárselo en el cuello con el fin de acabar con su vida.

Esta deuda, que los investigadores creen que es el principal móvil del crimen, fue rebajada por el acusado hasta los 70.000 euros en su declaración ante el juzgado de guardia. En referencia a esta, R. S. apuntó que la víctima le estaba «dando largas» para devolvérsela y que incluso no le cogía el teléfono, pero que su relación con él era «buena» y que comenzó hace 19 años.

El día del crimen, la conversación entre ambos fue en «tono normal» pero sin embargo sí hubo discusión por el tema de la deuda. Ambos se situaron fuera del bar «para no llamar la atención», explicó el acusado.

«Se me ha arruinado la vida»

La frase que el acusado supuestamente dijo tras entrar en el bar tras la víctima, herida de muerte, fue puntualizada ayer durante el interrogatorio.

R. S. declaró que tras entrar en el local le dijo al camarero que «llamara a la Policía, se me ha arruinado la vida». No es cierto, continuó detallando, que dijera que «ya no arruinará a nadie más», en referencia al fallecido, tal y como detalló el dueño del bar, que declaró ante la Policía que el acusado expresó: «Este ya no arruinará a nadie más».

El acusado, que confesó ser consumidor de marihuana y de cocaína a diario, en la mañana del martes había consumido dos rayas de esta última sustancia estupefaciente, según dijo.

Esa mañana, el acusado alega que recogió en un coche a la víctima en su casa y que lo condujo hasta el bar, momento en el que iban acompañados por el hermano del detenido pero que en el momento del suceso no se encontraba con ellos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook