13 de febrero de 2019
13.02.2019
Salud

Una mujer denuncia que sufrió quemaduras en la clínica de estética que cerró sin avisar

Consumur afirma que un médico que trabajó en Beauté ya advirtió de "malas prácticas sanitarias" ante la Consejería de Salud

12.02.2019 | 22:02
Portal web con los tratamientos que ofrece la clínica.

La Asociación de Consumidores y Usuarios en Red (Consumur) denunció ayer que una cliente de la clínica de estética Beauté Estética Avanzada, cerrada sin previo aviso en Murcia, sufrió quemaduras de «carácter irreversible». Esta asociación, que la pasada semana advertía de la paralización de la actividad de esta clínica, también ha tenido conocimiento de la denuncia que presentó ante la Consejería de Salud un extrabajador de la empresa. Se trata de un médico que ejerció en el establecimiento durante un mes hasta que presentó su renuncia y que alertaba «de malas prácticas que ponían en peligro la salud pública».

Consumur afirma que el profesional sanitario que denunció estos hechos lo hizo junto a una paciente que «tiene el rostro con graves secuelas, quemaduras de carácter irreversible» debido a «la supuesta mala praxis de esta clínica». Señalan que el caso de esta mujer se encuentran ya en la vía judicial.

El médico, por su parte, denunció «la toma de decisiones médicas en los tratamientos por personal no médico». Expuso que «consejeras estéticas son las personas que ven en primera y única instancia al paciente sin tomar la consideración del médico». También lamentaba que no se cumplían tratamientos por «la falta de productos, la falta de profesionales sanitarios y el uso no regulado ni supervisado de las plataformas de láser».

El texto del médico fue dirigido el 5 de septiembre a la Dirección General de Planificación, Investigación, Farmacia y Atención al Ciudadano. La denuncia, a la que ha tenido acceso este diario, fue registrada por el SMS. Preguntada por este diario, desde la Consejería de Salud señalan que se ejecutó el «cese cautelar» de la clínica, que continúa en esta situación porque «el propietario no ha presentado las subsanaciones que le solicitaron».

Este periódico volvió a llamar a los dos números de teléfono que la clínica dispone en su página web y en sus redes sociales sin obtener ninguna respuesta. La empresa, que dejó de compartir publicaciones en Twitter y Facebook desde el 11 de enero, publicó el 9 de febrero un mensaje: «Por problemas técnicos estamos cerrados. La semana próxima les iremos llamando. Disculpen las molestias».

Consumur ha interpuesto dos denuncias ante la Administración regional para conocer qué medidas se adoptaron tras la denuncia del médico y para que actúen en defensa de los derechos de los clientes.

La asociación señala que a raíz de informar en un comunicado de prensa la pasada semana del supuesto cierre sin previo aviso de la clínica ha recibido llamadas tanto de usuarios afectados por el cierre como de profesionales sanitarios que trabajaron en el citado centro, que denunciaron situaciones de supuesta mala praxis profesional, que ponían gravemente en riesgo la salud de los pacientes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook