La pedanía de Torreagüera se volcó ayer con la XXX edición de su encuentro de cuadrillas y aguilandos, un evento en el que los grupos de ZAraiche, la Purísima de Barriomar y del Ciazo estuvieron acompañados por las cuadrillas manchegas de Fuente Álamo de Albacete y de la Facultad de Magisterio de Albacete.

Tras la recepción a las agrupaciones participantes, se celebró una misa cantada por los músicos y se homenajeó a un vecino de la localidad, Sebastián Bastida por su afán por preservar las tradiciones huertanas. La jornada se vivió en convivencia y los numerosos participantes en el encuentro disfrutaron de una comida de hermandad cargada de folklore y música.