18 de enero de 2019
18.01.2019
La Opinión de Murcia
Tribunales

Un condenado por violencia de género defiende que estaba "obnubilado" por la muerte de su abuela

El hombre alega ante el Juzgado de Murcia que cuando ocurrieron los hechos acababa de conocer el fallecimiento de su familiar y no sabía lo que hacía

18.01.2019 | 12:02
Un condenado por violencia de género defiende que estaba "obnubilado" por la muerte de su abuela

Un hombre que fue condenado por el Juzgado de lo Penal número 6 de Murcia a 9 meses de prisión como autor de un delito de violencia de género, alegó en el recurso que presentó ante la Audiencia Provincial que cuando ocurrieron los hechos se encontraba "obnubilado" porque acababa de conocer que su abuela había muerto y no sabía lo que hacía.

La Sala de la Audiencia ha desestimado su recurso y ha confirmado en su integridad la sentencia del Juzgado, que incluye una orden de alejamiento en cumplimiento de la cual no podrá acercarse a menos de 500 metros de su expareja durante un año y nueve meses.

El relato de hechos probados señala que los mismos se produjeron en la noche del 23 de agosto de 2016 en una calle de Benidorm (Alicante), cuando el acusado comenzó a golpear papeleras y otros elementos del mobiliario urbano, lo que motivó la llamada a la Policía de unos vecinos.

Personados los agentes, estos pudieron escuchar cómo el acusado se dirigía a ella con palabras insultantes.

Cuando parecía que el acusado se había calmado y los policías se marchaban del lugar, "guiado por el ánimo de menoscabar la integridad física de ella, la cogió del cuello y la abofeteó en la cara", añadía la sentencia.

En su recurso expuso también que no había golpeado a su pareja, sino que se había limitado a poner su mano en la cara de ella para pedirle que se callara.

Por otro lado, alegó que no se trataba de un caso de violencia de género, ya que no había existido situación de sojuzgamiento ni expresión de dominación sobre la mujer.

"Se trató solo -añadió- de un episodio aislado surgido por unas circunstancias concretas, ajenas a cualquier violencia de género, y debido a que estaba obnubiladl por la mala noticia recibida y por la ingesta de alcohol".

La Sala no se ha creído esa versión, expuesta por el acusado en el ejercicio de su derecho de defensa.

Y añade que "su conducta, reflejada en los hechos probados, constituye una situación de dominación sobre la mujer, colocándola en un rol de inferioridad y subordinación en la relación, con grave quebranto de su derecho a la igualdad, a la libertad y al respeto debido como ser humano en sus relaciones sentimentales".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook