09 de enero de 2019
09.01.2019
Sucesos

Prisión provisional para la detenida por agredir a la anciana de 97 años en Murcia

La juez, que ha mandado a la cárcel a la arrestada, investiga un delito de homicidio en grado de tentativa y un delito de lesiones agravado

09.01.2019 | 13:25
La acusada, a la salida de comisaría

A la cárcel. La titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Murcia, en funciones de guardia, ha ordenado el ingreso en prisión provisional comunicada de la mujer detenida por agredir presuntamente a una anciana de 97 años en su domicilio de Murcia, según han indicado fuentes judiciales.

La juez, que ha tomado declaración esta mañana a la arrestada, investiga un delito de homicidio en grado de tentativa y un delito de lesiones agravado, según han apuntado las mencionadas fuentes.

La mujer (que responde a las iniciales de M. P. M, tiene 41 años y nacionalidad española) fue arrestada este domingo por propinar presuntamente una brutal paliza y dejar malherida a la anciana de 97 años que cuidaba en su domicilio. Tras su detención, la presunta agresora había pasado a disposición judicial este miércoles a primera hora de la mañana.

Los gritos alertaron a los vecinos

Los hechos sucedieron este domingo, sobre las 17.00 horas, cuando los vecinos de la calle Poeta Sánchez Madrigal de la capital murciana alertaron a la Policía de los gritos de auxilio de una anciana. Los agentes de la Policía Local encontraron a la víctima y a la presunta agresora cubiertas de sangre.

Los agentes también hallaron una cantidad indeterminada de estupefacientes "desperdigados" por la escena. Se investiga si la presunta agresora pudo haber consumido sustancias estupefacientes que desencadenaron la presunta agresión.

La anciana agredida tuvo que ser operada en el Hospital La Vega como consencuencia de las heridas que sufrió en la cara, según indican fuentes cercanas.

La Policía Nacional continúa investigando si hay más personas involucradas en la agresión. De hecho, la pareja de la presunta agresora tomó declaración el lunes en la Comisaría, aunque su implicación quedó descartada por el momento.

La detenida fue increpada ese mismo día al ser reconocida por varios usuarios de un centro de salud, al que los agentes trasladaron para unas curas. La arrestada acudió al centro de salud porque se quedó prácticamente sin uñas, de tan brutal que fue la agresión.

«Si es mi madre, te mato», gritaban algunos de los presentes. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook