24 de diciembre de 2018
24.12.2018
La Opinión de Murcia
Entrevista
Decano del Colegio de Abogados de Murcia

Francisco Martínez-Escribano: "Los jueces solo se dan cuenta de la situación de la Justicia cuando ellos tienen problemas"

"A los políticos se les olvida lo de reformar el Código Penal en cuanto llegan al poder. Como la Justicia está un poco dejada de la mano de Dios, parece que no es un problema"

23.12.2018 | 19:27
El decano, fotografiado en Murcia.

Lleva desde el año 2008 en el cargo y ha recibido un apoyo incuestionable de sus colegas para seguir. «No vamos a prometer lo que no es alcanzable», mientras sigue combatiendo para que la Justicia sea más justa.

Francisco Martínez-Escribano ha sido reelegido decano del Colegio de Abogados de Murcia: tuvo 1.433 votos de un total de 1.722. Superó con creces a sus rivales, Amparo Muñoz e Inocencia Ferriz, que recibieron 181 y 108 votos, respectivamente. El día después de su aplastante victoria, el letrado sigue trabajando: por la mañana acude a su despacho de la capital murciana, y atiende a LA OPINIÓN por teléfono. Es consciente de que queda mucho por hacer, pero tiene fuerza, más aún tras haber recibido la confianza de sus colegas.

Lo primero, enhorabuena. ¿Se esperaba el resultado?

Ha resultado inesperado. Quería ganar, como es lógico, pero ha sido brutal. Estoy muy sastifecho.

Supongo que le quedan muchas cosas por hacer...

Siempre queda casi todo por hacer. A la vista del espaldarazo en las elecciones, lo que se está haciendo a los compañeros les gusta. Les gusta cómo se está gestionando el Colegio. Pero hay que hacer más, desde el tema del Turno de Oficio a incrementar la participación de los compañeros. Y reformar nuestro estatuto. Se ha estado esperando a que se aprobase el nuevo Estatuto General de la Abogacía. Y también el tema de la conciliación. Somos el único Colegio de España que tiene un convenio con el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) para poder acreditar los abogados las dolencias, las pensiones... También vamos a potenciar los canales de formación. Aunque no vamos a prometer lo que no es alcanzable.

Porque, por ejemplo, el tema de mejorar el Turno de Oficio depende de Madrid...

Depende de Madrid, no tenemos transferidas las competencias. Lo que se está peleando en el Turno de Oficio es muy importante. El problema es que siempre tropezamos con la voluntad de los políticos, que tendrían que dotar económicamente este servicio. Lo demás es demagogia. Se sigue luchando, pero está el problema endémico que tiene la Justicia...

¿Cuál es?

La falta de medios y la falta de adecuación a la realidad social. Es impensable que un procedimiento dure 13 o 14 años y está pasando. Pero más aún: no puede ser que, por un divorcio, tarde un año en señalarse un juicio. ¿Qué pasa con esos procedimientos sociales? Nos fijamos en lo gordo, pero no en el día a día. Nosotros, los abogados, vivimos la parte del juzgado y la del ciudadano. Los jueces y los políticos sólo viven la parte del juzgado, sólo están a un lado de la mesa. Los jueces, solo cuando ellos mismos tienen problemas, se dan cuenta de en qué situación está la Justicia.

Se habla mucho de reformar en España el Código Penal, pero ahí sigue, sin tocar...

A los políticos se les olvida en cuanto llegan al poder. Como la Justicia está un poco dejada de la mano de Dios, parece que no es un problema. Pero sí lo es.

¿Y qué le parece el tema de la prisión permanente revisable?

Cada uno tendrá su propia opinión. De modo estrictamente personal, pienso que la sociedad tiene que tener mecanismos suficientes de protección y de defensa, pero no puede olvidarse de los derechos de los ciudadanos, incluso de los condenados. No me gusta eso de 'legislar en caliente o en frío', está fuera de lugar. Es un tema que tiene que resolverse.

¿Y lo de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y los plazos?

Es que un procedimiento judicial no puede durar 14 años. Una persona, inocente o culpable, no puede ser sometida a esa tensión brutal. Y creo que los abogados deberían participar en el Pacto Nacional por la Justicia.

Que no existe.

Que no existe.

¿Es una utopía que cambien las cosas y haya más dinero para mejorar la Justicia?

Las utopías tienen que llegar y hacerse realidad, pero para eso hace falta alguien que tenga la posibilidad de aplicar recursos y dinero. Es un problema que no se ve en el día a día, solo se ve cuando salen grandes casos. No hay un conocimiento real de la Justicia.

¿Y un deseo para Navidad?

Que sean todos muy felices, que eso sí que es una utopía, pero que lo sean dentro de sus posibilidades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook